julio 1st, 2018

Aventuras en soledad

De vez en cuando me cruzo con imágenes de Anthony Hernandez, las tengo guardadas en todos mis archivos, y siempre me gusta pasar tiempo con ellas.

Anthony Hernandez lleva tomando fotos de la vida callejera desde los 70, dirigiendo su mirada sobre todo a las escenas de su entornos mas cercano.

En su primera época, se dedicó a retratar la decadencia urbana, fijando su atención en los individuos, sobre todo pobres, negros y trabajadores de Los Ángeles, que aparecen representados con gesto abrumado, como sorprendidos en sus pensamientos por el fotógrafo. Un poco mas adelante los entornos urbanos abandonados toman protagonismo, dejando a los individuos en un segundo plano.

Su estilo callejero ha variado mucho a lo largo de los años y después de fotografiar en blanco y negro durante décadas, introdujo el color en sus disparos. También pasó de lo marginal a fotografiar la vida de los ricos de Rodeo Drive (1984), para después, con Landscape for the Homeless (1988-91), volver la vista a los insignificantes rastros que dejan en la ciudad los sin techo.

Ha fotografiado también detalles abstractos que le llaman la atención en el entornos urbanos, y estas imágenes me resulta de lo mas familiares, ya que una servidora (salvando las distancias) también siente la necesidad vital de ir registrando todo lo que no está en contexto, y que yo llamo “desordenes urbano”.

En fin, una vida la de este hombre dedicada a patear las calles y entresacar de ellas el lado humano, encuadrando lo que no suele aparecer en las fotos promocionales, un Los Ángeles alejado de la visión que nos proporciona Hollywood, y donde toman protagonismo los paisajes y personajes en estado de exclusión.

 

Pero hay una serie de imágenes que me remueve especialmente y que son a las que vuelvo de vez en cuando. Ellas forman el primer proyecto fotográfico de Hernández y aparecen recopiladas en un libro editado por la fundación Silas Finch bajo el título Beach Pictures, 1969-70, en algún sitio lo he visto nombrado como Adventures in solitude y me parece de lo mas acertado. Esta serie incluye 22 fotografías tomadas en varias playas del sur de California y Nueva York entre 1969 y 1970. 

 

Escenas que invocan una gran sensación de placidez, y muestra individuos tumbados en la playa abandonados al sueño, lejos física y mentalmente de todo lo que les rodea, como si no hubiera nada mas importante en el mundo que estar dormido.

Las fotos respiran paz y un confort inusitado en las posiciones adoptadas por los durmientes, tanto que a uno le viene a la cabeza esos momentos en los que también se ha dejado llevar por esa necesidad repentina de dormir en parajes poco apropiados.

Pero las escenas también trasmiten soledad, las personas duerme solas, como si el sueño les hubiera pillado de improviso y los que están en compañía se separan o se aíslan de los demás por cualquier medio. Imágenes de gran intimidad estas, que le convierten a uno en especie de voyeur.

Hoy, al verlas de nuevo, me ha entrado una tremenda nostalgia, de no sé bien qué, ya que ni las asocio a una época de mi vida, ni están tomadas en lugares familiar para mi. Será porque representan muy bien esa mezcla de recalentamiento urbano y hartazgo vital que se suele dar en estas tórridas fechas.

    Total, que me han entrado ganas de emular a los protagonistas y tumbarme indulgentemente en el primer espacio retirado al aire libre y dormir hasta que el cuerpo duela, pero como todo está petado de “festejantes” me he ido a casa a echar la siesta tan ricamente.

    Y ahora a escribir esto… un poco entre nebulosa.

    Al artista ya lo conocía y las fotos son de google.

    0 Comments »

    No comments yet.

    RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

    Leave a comment

    This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1