junio 16th, 2016

Andando y construyendo

 

Siguiendo la idea que me ha llevado a retomar este blog para deslizarme de puntillas por las fronteras difusas entre el arte y la realidad, hoy dejo por aquí un proyecto de vida, que nada tiene que ver con la creación, aunque podría parecer… No quiero dar ideas.

 

Y es que el el señor Liu Lingchao, como si de un atlético y empecinado artista de la performance se tratase, lleva casi 10 años viajando a pie por China, transportando su vivienda sobre los hombros.


Esta hazaña le ha dado fama en China, donde le apodan el “Hombre Caracol” ya que va despacio y lleva su casa a cuestas, una construcción precaria, soportada por una ligera y resistente estructura de bambú que Liu va cubriendo con el materiales de deshecho que va encontrando a lo largo de su viaje. Capa a capa de basura, acaba convirtiéndo los palos en una ligera cabaña andante, pensada para ser transporta a hombros, en la que guarecerse de las inclemencias del tiempo. Un ejemplo de autoconstrucción a coste cero de la que habría mucho que aprender.

Para moverla, sólo tiene que introducirse en su interior, echarse el armazón, (pesa unos 60 kg  y mide 2,2 metros de altura por 1,5 metros de ancho) a los hombros, y erguirse completamente para elevar la estructura del suelo y poder caminar hasta 20 km, si el día le es propicio.

Las inclemencias del tiempo y los básicos materiales acaban deteriorando la casa, y Liu tiene que fabricarse una nueva cada año, por lo que ha mejorado sus capacidades de construcción, llegando incluso a concederse algunas licencias estilísticas, como flores de plástico y cintas de colores. Él comenta con humor que así puede aparcar en zonas nobles sin llamar la atención.

Comenzó este nomadismo de reciclaje, después de la depresión que sufrió a raíz de que muriera su padre, perdiera el trabajo y su mujer lo dejara. En situación tan lastimosa, decidió buscarse la vida recogiendo basura en la ciudad, que es donde más residuos se generan. Pero esta actividad no le daba para vivir ya que el alojamiento le costaba todo lo que ganaba, por esta razón decidió hacerse una casa portátil a coste cero, y llevarla consigo lo que le permitía trabajar y vivir sin apenas gastos, ahorrando un poco para la vuelta al pueblo.

He leído dos versiones de su viaje, uno más romántico, en la que se cuenta que se fue muy lejos hace 20 años huyendo de la desgracia, y cuando por fin decidió volver, tardó 5 años, ya que lo hizo andando y con la casa a cuestas. La segunda versión mas pragmática, es que debido a la crisis, cada poco tiempo se marcha del pueblo a una ciudad que está a 3 días de distancia, allí recoge residuos, y cuando lo vende, regresa al pueblo donde sí que tiene una casa tradicional. Cuando se le acaba el poco dinero que gana con la basura, coge de nuevo su casa móvil y vuelve al trabajo.

 

 

Su rutina es andar 50 metros con la casa, dejarla aparcada y a la vista, para volver sobre lo andado a recoge material que mete en grandes bolsas, con ellas llenas vuelve a por la casa y sigue avanzando otros 50 metros… lento pero seguro.

 

 

Y nada mas que contar ya que hay mucha información en internet por si queréis seguir investigando sobre este increíble ejemplo de resiliencia, y adaptación al medio hostil. Sólo añadir que es uno de los ejemplos de autoconstrucción con mayor sentido y dignidad que he visto en mucho tiempo, vamos que no me extrañaría que pronto me lo encontrara en alguna de esas bienales en las que tango gusta premiar iniciativas arquitectónicas casuales.

 

Definitivamente no me pongo de acuerdo conmigo misma sobre si sentir pena por las circunstancias en las que vive Liu o considerarlo un verdadero afortunado… no sé… ¿cómo lo veis vosotros?.

 

 

Lo encontré hace tiempo y las fotos la he sacado de aquí y de allá gracias a san Google.

 

 

Por cierto sin que tenga mucho que ver, me acordé del trabajo, esta vez sí artístico, de Jordi ColomerAnarquitekton se llama y hace tiempolo  dejé por aquí, aunque el sino tecnológico me mutiló las imágenes.

 

 

 

 

 

 

enero 18th, 2015

Destruyendo la pieza

Hace muchos años, en el 2008, publiqué en este blog una pieza de la artista Heather Benning llamada The Dollhouse, fue hace tanto que incluso las imágenes que subí han desaparecido, problemas con el servidor que tenía contratado, que me dejó castrado de imágenes el blog, algo que no he superado aun.

Para llevar a cabo la pieza, la artista decidió convertir una granja de Manitoba, Canadá en una casa de muñecas a tamaño natural, utilizando muebles y decoraciones de los años 60, podéis leer el resto de la historia aquí.

Estos días me he vuelto a topar casualmente con el proyecto, el tumblr es una magnífica fuente de información, pero esta vez la imagen ha sido menos amable, mejor decir que la visión ha sido más dramática ya que ardía sin ningún miramientos.

Leer el resto de la entrada

diciembre 21st, 2014

Apagando la navidad

Llega el tiempo ya de que empecemos a mandar felicitaciones de navidad, bonitas, tiernas,  gamberrillas y toditas llenas de buenos deseos y felicidad máxima para el próximo año.

Yo también quiero dejar por aquí una que he recibido de un artista que me gusta especialmente y que me ha sacado de mi estado anestesiado de luces y villancidos.

Se trata del último trabajo de The Wa, un artista que ya ha pasado por el Ático y que tuve  la suerte de conocer hace un tiempo, le ha ayudado a perpetrarlo Markus Butkereit.

Ellos dos artistas, han llevado a cabo una intervención navideña de gran sencillez auque no falta de riesgo, una acción de guerrilla que apaga literalmente la iluminación navideña berlinesa con el simple gesto de desenchufar sus arboles y demas objetos luminosos conmemorativos instalados en el espacio público.

A cara descubierta, se han paseado por los decorados más representativos de la ciudad y los han dejado apagaditos por un rato, contribuyendo así a la contención lumínica y energética que en estas fechas deberíamos todos tener presente.

El video habla por sí solo, pero ya que estáis por aquí, os invito a echar un ojo a los nuevos trabajos de The Wa, intervenciones que tratan con sentido del humor y economía de medios, ciertas cuestiones de la vida contemporánea que no hacen ni pizca de gracia. yo ahora me voy a estudiar el trabajo de Markus, que no lo conocía.

Hasta pronto amigos.

diciembre 14th, 2014

Todo se mueve

Hace tiempo dejé por aquí parte del trabajo de Yukihiro Taguchi, esos que fueron llevados a cabo con mínimo material sacado de la propia sala de exposiciones, y con los que jugó sorprendentemente componiendo infinitos decorados.

A través de mi amigo Alex he vuelto a repasar la obra de este artista y me he quedado prendada de sus animaciones de stop motion, y quería compartir con vosotros estos videos, rodados a la vez que sus intervenciones Moment .

Las animaciones parten de la misma idea e incluso del mismo material, simples tablones de madera sacadas de la sala de exposición, para moverse libremene por las calles ofreciendo montones de posiblidades de construccion a su paso por distintos escenarios.

Berlín

Curitiba

Ademas de estas animaciones de tablones, que son las que mas me gustan, el artista utiliza cualquier tipo de material para animar la vida cotidiana, principalmente la suya propia.

A mi me encantan.

Leer el resto de la entrada

octubre 6th, 2014

La mujer segun la moda… la mujer según la artista…

Llevo toda la semana rumiando un mal humor poco habitual en mí, y pensándolo bien, he llegado a la conclusión de que lo arrastro desde que vi las imágenes de un desfile de Chanel en el que las millonariamente vestidas modelos, desfilaban imitando una manifestación (del tipo que todos los días nos encontramos y en las que participamos, de esas que suelen reivindicar asuntos tan serios como el derecho a un trabajo digno, a la sanidad, a la educación, a la vivienda, a la comida…) pero en este caso lo que reivindicaba su diseñador, ear el derecho al consumo de artículos de lujo… o algo parecido…

 

 

Con famosas consignas versionadas para la ocasión, como “Mujeres primero”, “Haz la moda, no la guerra” “Sé tu propia estilista” “Divorcio para todos”, “Liberen la libertad”… y presentándo los carísimos bolsos de la marca, cual instrumentos arrojadizos para conbatir a las fuerzas de seguridad… intentaba simpatizar con un movimiento social bien arraigado y respetable, que lleva muchísimos años de lucha legítima por conseguir un trato igualitario para la mujer.

 

 

Pero estas reivindicaciones que la famosa marca parodia con descaro, y que a algunos les pueden parecer más propias del siglo pasado, tienen todo el sentido a día de hoy, no tenemos que irnos muy lejos para comprobarlo, aquí mismo, en España un país que se llama democrático, el derecho de decisión de la mujer sobre su cuerpo, aun pende del frágil hilo de la voluntad política de turno.

Aunque sea un tema recurrente y que no debería sorprenderme, vuelvo a indignarme al comprobar cómo este mercado de consumo, que todo lo engulle y regurgita en forma de píldoras de la eterna felicidad, incorpora en sus proclamas, demandas sociales en un intento, más bien patético, de colocarnos sus productos, apelando a la complicidad y el buenrollismo con la mujer.

Leer el resto de la entrada

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1