mayo 28th, 2018

Camuflaje para ser salvaje

 

Hace tiempo leí la reseña de un libro que me dejó fascinada.

 

The Keartons: Inventing nature photography, era su título, y fue escrito por John Bevis en el 2016. En él se narra la vida y trabajo de dos hermanos, pioneros de la fotografía de naturaleza en estado salvaje.

 

 

Además de aportar gran documentación fotográfica sobre animales en su habitat natural, el libro descubre los secretos del proceso de trabajo de estos fotógrafos en un entorno hostil a los humanos. Los inventos que usaron para pasar inadvertidos me dejaron completamente encandilada. Así que he pensado que un soplo de aire fresco y natural como este, le viene bien al Ático, aun sin ventilar.

 

 

En 1892, los hermanos RichardCherry Kearton comenzaron a fotografiar en su pueblo, Thwaite al norte de Yorkshire. Con una cámara muy rudimentaria, lograron capturar algunas de las mejores fotos tempranas de nidos de pájaro con huevos, de insectos o de los mamíferos de su entorno.

 

 

Al darse cuenta del potencial de la cámara para revelar los secretos del mundo natural, decidieron perfeccionar y ampliar los registros de aves y otras criaturas en su hábitat, y durante tres años de trabajo de campo, editaron el primer libro de naturaleza ilustrado completamente con fotografías Birds’ Nests, Eggs and Egg Collecting.

 


Esta publicación les sirvió de trampolín en sus carreras personales, Richard desarrolló una serie de dispositivos que incluía el extraordinario “Stuffed Ox”, fue autor de numerosos libros de naturaleza superventas, y con un exhaustivo programa de conferencias públicas hizo más que nadie de su generación para popularizar los estudios de la naturaleza. Cherry se destacó tanto en la fotografía fija como en la cinematográfica, realizó la primera grabación de pájaros cantando en la naturaleza.

 

Por méritos propios, son considerados los padres fundadores de este género fotográfico, hoy tan popular.

 

 

Pero en el día a día no lo tenían nada fácil, ya que para hacer bien su trabajo, se desplazaban con los engorrosos equipos fotográficos de la época, que debían  esconder cuidadosamente en el paisaje. Esto les llevó a agudizar el ingenio y discurrir todo tipo de soluciones que les permitiera estar presentes en las escenas y fotografiarlas sin disturbar la vida de los animales. Básicamente debían camuflarse y hacerlo también con todo el equipo.

 

 

Algunas anécdotas de su trabajo las he leído en The Guardian, Cuentan por ejemplo, que para solucionar el problema de fotografiar bueyes sin espantarlos, Richard tuvo una idea brillante, le pidió a su carnicero un buey y lo envió a un taxidermista para que lo dejara hueco. A modo de Caballo de Troya lo llevaban a las localizaciones y lo dejaban a la vista en campos, estanques o cualquier paraje natural, luego se arrastraban dentro de su vientre, con la lente de la cámara asomando por un agujero y así lograron fotografiar la manada de bueyes y todos tipo de pájaros que hubiera en la zona.

 

 

Pero el buey tenía varios inconvenientes, los hermanos no sólo tuvieron que soportar dolores de espalda mientras esperaban dentro hasta ocho horas para obtener una sola imagen, ademá, cuando hacía viento, tenía tendencia a volar, para sorpresa de los pájaros que estaban filmando. Me hubiera gustado ver eso…

 

 

A pesar de los pequeños inconvenientes tan exitoso les resultó el falso buey, que los hermanos experimentaron con otros animales y objetos falsos con los que llevaban a cabo escenografías de camuflaje cada vez más ambiciosas. Convirtieron una oveja en una cámara, pero fue atacada por perros pastores, también construyeron una falsa roca gigante e incluso una pared de piedra caliza, también árboles móviles, incluso se disfrazaron de cubo de basura. Para obtener imágenes de un pájaro exótico, Richard Kearton cavó un hoyo y se cubrió con turba durante varios días. En estas aventuras, eran atacados regularmente por aves marinas, dormían en los árboles y en el agua y no tenían reparos en descolgarse por rocas con una cuerdas a 600 pies.

 

Nunca tuvieron reparos en contar sus trucos y en mostrar sus artilugios e inventos, y se inmortalizaron a sí mismos en situaciones de extrema peligrosidad, así como en plácidas escenas en las que convivían con animales en total armonía. Algunos de los métodos que utilizaron hoy día serían cuestionados, impregnaban flores y troncos con miel  para atraer a los insectos y disparaban un revólver para molestar a los pájaros adultos con el fin de localizar los nidos antes de que descendieran del acantilado con la cámara y el trípode, hacían mas grandes los huecos de los nidos dentro de los troncos para poder acceder con las cámaras…. nada les detuvo en su misión documental, lo que definitivamente fue muy de agradecer.

Me quito el sombrero ante estos pioneros. Sus trucos y maquinaciones son en sí mismos verdaderas piezas artísticas. Viva el artificio, los trucos de magia, el humor, la aventura y la diversión!!!!!! En el arte y en la guerra todo vale, o algo así era…

Encontré y disfruté la info en The Guardian. El libro, lo estoy esperando como agua de mayo.

Las imagenes son de google y me he centrado mas en los turcos que en los resultados fotográficos.

marzo 11th, 2015

Imágenes como armas

Ahora que se nos echa encima el periodo electoral y nos vamos a hartar de ver caras y consignas políticas a diestro y siniestro, no he podido evitar acordarme (por qué será) de los fotomontajes  del artista dadaista John Hearfield cuyas imágenes manipuladas, constituyeron auténticas armas de propaganda contra el nazismo y el fascismo de su época, a los que combatió con un talento narrativo insuperable.

Mediante montajes fotográficos de gran impacto visual, ilustraba los acontecimientos políticos que le estaba tocando vivir, y los publicaba en  medios de comunicación de izquierdas, arriesgando su vida para crear mensajes de oposición a la guerra, a Hitler y a la propaganda nazi. Por supuesto su trabajo se prohibió en Alemania y él tuvo que exiliarse mientras el Nacional Socialismo se mantuvo en el poder.

Utilizó la fotografía como instrumento de expresión politica, llevando a cabo manipulaciones de gran precisión técnica sin llegar a perder nunca su significado original, pero creando un nuevo mensaje fruto de la yuxtaposición. La simplicidad de las imágenes utilizadas, hacía que el mensaje fuese entendido por el gran público. Evitó referencias concretas al arte y entendió sus piezas mas como trabajos gráficos, que publicaba con la intención de influir en el pensamiento de los que accedian a ellas. Este carácter propagandístico de su trabajo y su maestría técnica, hizo que se convirtiera en comunicador de gran alcance.

 

Leer el resto de la entrada

diciembre 14th, 2014

Todo se mueve

Hace tiempo dejé por aquí parte del trabajo de Yukihiro Taguchi, esos que fueron llevados a cabo con mínimo material sacado de la propia sala de exposiciones, y con los que jugó sorprendentemente componiendo infinitos decorados.

A través de mi amigo Alex he vuelto a repasar la obra de este artista y me he quedado prendada de sus animaciones de stop motion, y quería compartir con vosotros estos videos, rodados a la vez que sus intervenciones Moment .

Las animaciones parten de la misma idea e incluso del mismo material, simples tablones de madera sacadas de la sala de exposición, para moverse libremene por las calles ofreciendo montones de posiblidades de construccion a su paso por distintos escenarios.

Berlín

Curitiba

Ademas de estas animaciones de tablones, que son las que mas me gustan, el artista utiliza cualquier tipo de material para animar la vida cotidiana, principalmente la suya propia.

A mi me encantan.

Leer el resto de la entrada

noviembre 7th, 2014

Otra arquitectura… la de la inseguridad…

Como veis, tengo el Ático un poco dejado, por dos razones, la primera, falta de asuntos relevante que mostraos y que no hayan sido ampliamente difundidos por otros blogs, la segunda, esta es una buena razón y es que ando liada con un proyecto que verdaderamente me ilusiona y me está ayudando a poner en práctica algunas de mis ideas sobre arte y espacio público… y hasta aquí puedo leer…

Pero tenía guardado para mostraros el trabajo de un fotógrafo que se ha dedicado a documentar durante más de cuatro décadas las comunidades más pobres y segregadas de la América urbana, y aquí va.

Se llama Camilo José Vergara, y no es un desconocido de esos que me gusta reseñar, esta vez y sin que sirva de precedente, se trata de un fotógrafo al que han concedido la Medalla Nacional a las Artes y a las Humanidades de EEUU, una condecoración que es su caso parece paradógica, ya que lo que este hombre trata de hacer es un trabajo de minuciosa catalogación de la decadencia urbana de EEUU, la historia del abandono y la decrepitud que pocos quieren que se conozca.

Él mismo cuenta: “Yo soy un fotógrafo distinto a los otros, a mí me dan la medalla por la especialidad de humanidades, porque mi responsabilidad es fotografiar la historia de los barrios arruinados, que se están cayendo a pedazos, donde la inversión es cero y cuyos habitantes los están abandonando…

Leer el resto de la entrada

septiembre 14th, 2014

Encuadres femeninos

Cansada de ver proyectos fotográficos en los que chicas adolescentes de pelo largo y aspecto lánguido a la par que ligeras de ropa, o sin ella, retozan por paisajes naturales (imprescindible que sean nebulosos) rodeados de Bambis y otros animales salvajes en paz y armonía, me siento especialmente atraída por fotógrafos como Yung Cheng Lin que tomando como campo de experimentación y de batalla el cuerpo femenino, me ofrecen una fotografía mucho más carnal y humana, con lo que humano tiene a veces de perverso, sin descuidas la estética y sin ser escandalosamente explícito.

Fotos de corte surrealista que a pesar de ser luminosas dejan ver algo de oscuro y profundamente raro, inquietante y ancestral. Tocan temas sexuales, y muy íntimos de la mujer, y si no supiéramos que el fotógrafo es un hombre pensaría que me hallaba frente a las fantasías, traumas y pesadillas de una mujer, congeladas en imágenes.

El autor no parece tener problemas con mostrarnos esa personal visión, retorcida y dolorosa del universo femenino, consiguiendo con su franqueza, que nosotros seamos los que nos sintamos inquietos e incluso molestos antes estas imágenes que doblegan el cuerpo hasta convertirlo en mero encuadre abstracto o en composiciones torpemente sexuales, que nos dejan con la mirada fija en ellas, despertando íntimos sentimientos morbosos, que se mezclan con el asombro y el desagrado por  que esto esté pasando.

Me gusta y me hace sentir incómoda a partes iguales, no se bien por qué, cosas mucho peores he visto, pero quizás no tan talentosamente fotografiadas.

Leer el resto de la entrada

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1