junio 16th, 2016

Andando y construyendo

 

Siguiendo la idea que me ha llevado a retomar este blog para deslizarme de puntillas por las fronteras difusas entre el arte y la realidad, hoy dejo por aquí un proyecto de vida, que nada tiene que ver con la creación, aunque podría parecer… No quiero dar ideas.

 

Y es que el el señor Liu Lingchao, como si de un atlético y empecinado artista de la performance se tratase, lleva casi 10 años viajando a pie por China, transportando su vivienda sobre los hombros.


Esta hazaña le ha dado fama en China, donde le apodan el “Hombre Caracol” ya que va despacio y lleva su casa a cuestas, una construcción precaria, soportada por una ligera y resistente estructura de bambú que Liu va cubriendo con el materiales de deshecho que va encontrando a lo largo de su viaje. Capa a capa de basura, acaba convirtiéndo los palos en una ligera cabaña andante, pensada para ser transporta a hombros, en la que guarecerse de las inclemencias del tiempo. Un ejemplo de autoconstrucción a coste cero de la que habría mucho que aprender.

Para moverla, sólo tiene que introducirse en su interior, echarse el armazón, (pesa unos 60 kg  y mide 2,2 metros de altura por 1,5 metros de ancho) a los hombros, y erguirse completamente para elevar la estructura del suelo y poder caminar hasta 20 km, si el día le es propicio.

Las inclemencias del tiempo y los básicos materiales acaban deteriorando la casa, y Liu tiene que fabricarse una nueva cada año, por lo que ha mejorado sus capacidades de construcción, llegando incluso a concederse algunas licencias estilísticas, como flores de plástico y cintas de colores. Él comenta con humor que así puede aparcar en zonas nobles sin llamar la atención.

Comenzó este nomadismo de reciclaje, después de la depresión que sufrió a raíz de que muriera su padre, perdiera el trabajo y su mujer lo dejara. En situación tan lastimosa, decidió buscarse la vida recogiendo basura en la ciudad, que es donde más residuos se generan. Pero esta actividad no le daba para vivir ya que el alojamiento le costaba todo lo que ganaba, por esta razón decidió hacerse una casa portátil a coste cero, y llevarla consigo lo que le permitía trabajar y vivir sin apenas gastos, ahorrando un poco para la vuelta al pueblo.

He leído dos versiones de su viaje, uno más romántico, en la que se cuenta que se fue muy lejos hace 20 años huyendo de la desgracia, y cuando por fin decidió volver, tardó 5 años, ya que lo hizo andando y con la casa a cuestas. La segunda versión mas pragmática, es que debido a la crisis, cada poco tiempo se marcha del pueblo a una ciudad que está a 3 días de distancia, allí recoge residuos, y cuando lo vende, regresa al pueblo donde sí que tiene una casa tradicional. Cuando se le acaba el poco dinero que gana con la basura, coge de nuevo su casa móvil y vuelve al trabajo.

 

 

Su rutina es andar 50 metros con la casa, dejarla aparcada y a la vista, para volver sobre lo andado a recoge material que mete en grandes bolsas, con ellas llenas vuelve a por la casa y sigue avanzando otros 50 metros… lento pero seguro.

 

 

Y nada mas que contar ya que hay mucha información en internet por si queréis seguir investigando sobre este increíble ejemplo de resiliencia, y adaptación al medio hostil. Sólo añadir que es uno de los ejemplos de autoconstrucción con mayor sentido y dignidad que he visto en mucho tiempo, vamos que no me extrañaría que pronto me lo encontrara en alguna de esas bienales en las que tango gusta premiar iniciativas arquitectónicas casuales.

 

Definitivamente no me pongo de acuerdo conmigo misma sobre si sentir pena por las circunstancias en las que vive Liu o considerarlo un verdadero afortunado… no sé… ¿cómo lo veis vosotros?.

 

 

Lo encontré hace tiempo y las fotos la he sacado de aquí y de allá gracias a san Google.

 

 

Por cierto sin que tenga mucho que ver, me acordé del trabajo, esta vez sí artístico, de Jordi ColomerAnarquitekton se llama y hace tiempolo  dejé por aquí, aunque el sino tecnológico me mutiló las imágenes.

 

 

 

 

 

 

marzo 11th, 2015

Imágenes como armas

Ahora que se nos echa encima el periodo electoral y nos vamos a hartar de ver caras y consignas políticas a diestro y siniestro, no he podido evitar acordarme (por qué será) de los fotomontajes  del artista dadaista John Hearfield cuyas imágenes manipuladas, constituyeron auténticas armas de propaganda contra el nazismo y el fascismo de su época, a los que combatió con un talento narrativo insuperable.

Mediante montajes fotográficos de gran impacto visual, ilustraba los acontecimientos políticos que le estaba tocando vivir, y los publicaba en  medios de comunicación de izquierdas, arriesgando su vida para crear mensajes de oposición a la guerra, a Hitler y a la propaganda nazi. Por supuesto su trabajo se prohibió en Alemania y él tuvo que exiliarse mientras el Nacional Socialismo se mantuvo en el poder.

Utilizó la fotografía como instrumento de expresión politica, llevando a cabo manipulaciones de gran precisión técnica sin llegar a perder nunca su significado original, pero creando un nuevo mensaje fruto de la yuxtaposición. La simplicidad de las imágenes utilizadas, hacía que el mensaje fuese entendido por el gran público. Evitó referencias concretas al arte y entendió sus piezas mas como trabajos gráficos, que publicaba con la intención de influir en el pensamiento de los que accedian a ellas. Este carácter propagandístico de su trabajo y su maestría técnica, hizo que se convirtiera en comunicador de gran alcance.

 

Leer el resto de la entrada

febrero 9th, 2015

Cucharas con otras dimensiones

Hoy os dejo el increíble trabajo de David Clark, un artista que trabaja el metal con grandes dosis de imaginación y el mejor oficio.

Aplica sus vastos conocimientos técnicos en transformar objetos antiguos, reciclados y  generalmente de plata, se centra sobre todo en cuberterías y pequeños objetos pertenecientes a antiguas vajillas, prestando especial atención a cucharas, (mis piezas favoritas) jarras, platos, tazas, que desmenbrar con mucha soltura y vuelve a componer, o más bien desfigurar, sin importarle que queden patentes suturas y heridas del proceso.

Como si de un contemporáneo Dr. Frankenstein se tratara, insufla vida a los nobles objetos que ama, tratando de trascender la inutilidad en la que viven sumidos a través de cortes quirúrgicos y de juegos y experimentos con los materiales.

En algunas piezas cuesta un poco percibir ese amor, ya que recurre a procesos de trabajo en los que se manipulan las agradables y refinadas formas de estas piezas clásicas, para otorgarles otras toscas y groseras que más tienen que ver con procesos industriales que con la perfección del acabado de un artesano, dejando los procesos de manipulación a la vista y las piezas como paradas en el proceso de mutación.

Personalmente,  me pareces francamente interesante esta manera de trabajar, el artista nos pone ante los ojos piezas de lo más refinado y pulido, perfectas para su uso, pero con poco recorrido para la imaginación, y con su trabajo fuera de los cánones de perfección establecidos, nos muestra un mundo de posibilidades que nunca se nos hubiera podido imaginar a la vista de objetos tan correctamente diseñados.

Leer el resto de la entrada

diciembre 14th, 2014

Todo se mueve

Hace tiempo dejé por aquí parte del trabajo de Yukihiro Taguchi, esos que fueron llevados a cabo con mínimo material sacado de la propia sala de exposiciones, y con los que jugó sorprendentemente componiendo infinitos decorados.

A través de mi amigo Alex he vuelto a repasar la obra de este artista y me he quedado prendada de sus animaciones de stop motion, y quería compartir con vosotros estos videos, rodados a la vez que sus intervenciones Moment .

Las animaciones parten de la misma idea e incluso del mismo material, simples tablones de madera sacadas de la sala de exposición, para moverse libremene por las calles ofreciendo montones de posiblidades de construccion a su paso por distintos escenarios.

Berlín

Curitiba

Ademas de estas animaciones de tablones, que son las que mas me gustan, el artista utiliza cualquier tipo de material para animar la vida cotidiana, principalmente la suya propia.

A mi me encantan.

Leer el resto de la entrada

septiembre 1st, 2014

Torres eléctricas como soporte artístico

Últimamente me estoy cruzando con bastantes intervenciones artísticas singulares ya que tienen como soporte elementos tan particulares como son las torretas de alta tensión, de esas  que aun pueblan nuestro paisajes cotidianos, y que encontramos en nuestros viajes por carretera y logran adormecernos en el asiento del copiloto cuando desfilan rítmicamente ante nuestros ojos.

Sinos fijamos un poco, nos daremos cuenta que nuestro entorno urbano también cuenta con cantidad de estas estructuras de hierro, que se levantan desafiantes en los lugares más insospechados y aparentemente innecesarios.

Entiendo pues, aunque la verdad no me había percatado hasta ahora del hecho, que en otros países también son elementos comunes del paisaje y por eso muchos artistas y arquitectos los han tomado como base para sus trabajos. Enumero algunos de los trabajos más llamativos que he ido encontrando en los últimos tiempos.

Os muestro en primer lugar de un trabajo de arte urbano, que como es habitual, con una mínima intervención ha conseguido un resultado bastante interesante. Leuchtturm se llamó la pieza llevada a cabo por unos estudiantes de Klasse Löbbert, que  intervinieron una gran torre de Hattingen, Alemania para convertirla en un refugio colorista donde quedarse un rato como si de una capilla con vidrieras se tratara.

Leer el resto de la entrada

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1