diciembre 23rd, 2018

Colección de objetos que caben en el pico de un cuervo

 

Me afano en mi colección de objetos raros, muchas veces de  mínimo valor económico pero difíciles de encontrar. Para mí son preciosos ya que con ellos compongo mis piezas Feeas, que me reconcilian con la vida creativa.

 

 

Admiro pues a las personas constantes que se dedican a atesorar cosas, importantes para ellas, aunque no lo sean para nadie más… ¡Vivan las colecciones de cajas de cerillas, de piedras, de plantas, hojas, insectos… lo que quiera que sea!, todo vale si ha llevado su tiempo hacerla crecer.

 

 

Pero el summun de las colecciones, la que hace que se me caiga la babita cuando pienso en ella, es la de una niña llamada Gabi Mann, que colecciona regalos de los cuervos a los que alimenta.

 

 

Según leo en un artículo de la BBC del 2015 la pequeña Gabi de entonces 8 años, que vive en la ciudad de Seattle, alimenta cuervos en su jardín y a cambio, ellos traen brillantes regalos con los que le demuestran su cariño.

 

La relación de Gabi con los cuervos del vecindario comenzó cuando tenía cuatro años y dejó caer accidentalmente trocitos de comida de su regazo que un cuervo se apresuró a coger, el resto de la bandada quedó esperando su porción.

 

 

A medida que creció la niña, pasó a compartir con ellos su almuerzo y su hermano pequeño pronto se unió . Los cuervos les esperaban en la parada del autobús para saludarles, esperando otra ración de comida.

 

 

La madre no tuvo problema con que sus hijos repartieran su comida con los pájaros, y en 2013 comenzaron a ofrecer comida en su jardín, como un ritual diario, en lugar de dejarles las sobras de vez en cuando.

 

 

Cada mañana ponen agua para que los pájaros beban y cubren las bandejas de los comederos de aves con cacahuete, y Gabi tira también puñados de comida para perros en la hierba, ya que también les gusta.

Mientras trabajan, los cuervos se reúnen en los cables de teléfono, y esperan la invitación para acudir al banquete.

Fue en el momento en que la comida empezó a llegar de forma continuada, que los pájaros empezaron a dejar sus regalos a la pequeña. Los cuervos limpiarían el alimentador de cacahuetes y dejaban baratijas brillantes: un pendiente, una bisagra, una roca pulida, tornillos o bisutería, no había un patrón, los regalos aparecieron esporádicamente, siempre algo brillante y lo suficientemente pequeño como para caber en la boca de un cuervo.

Según cuenta la niña, una vez recibió una pequeña pieza de metal con la palabra “mejor” impresa en ella, y se pregunta si ellos conservarían la parte que dice ‘amiga'”, y sería  divertido imaginar que un cuervo lleva un collar a juego.

También relata con admiración que una vez la madre perdió un protector de lente de la cámara y al día siguiente estaba en el comedero de la casa, los pájaros estaban atentos a los movimientos de la familia y cuando vieron que la lente quedaba olvidada, decidieron que debían devolver el objeto extraviado a sus queridos tiempos.

Todos los obsequios que recibe Gabi, los cataloga cuidadosamente y los archiva incluso los ordena según la importancia que tienen para ella.

Hay más documentación en internet sobre los cuervos y sus regalos, para los que estén interesados.

Yo que quedo enganchada a la maravillosa colección de objetos de esta niña, que al igual que la mía viene por el aire, pero que no se puede conseguir con dinero sino con verdadero amor a los animales, algo que yo no tengo, sobre todo por los cuervos, Hitchcock debe tener la culpa…

La historia la tenía guardada y las imágenes son de la BBC.

 

 

 

julio 20th, 2009

Plantas muy cultas


Unas imagen que me han inspirado y que quiero dejar en el Ático por si a alguien se le ocurre materializarlas por sus propios medios.


No se trata de ninguna pieza artística aunque alguien podría utilizar perfectamente el concepto para acciones de guerrilla gardening o simplemente para decorar la casa.


Se trata de las macetas libro que comercializa la empresa Tokyo Pistol y que, aunque no sea muy correcto decirlo, pide a gritos intentar hacérselo por uno mismo.


Cortando el papel con paciencia y después dándole varias capas del alkil para protegerla de la humedad y poniendo una protección de plástico interior, yo creo que podría aguantar una temporada los riegos.


Bueno, un post de ningún valor artístico pero que puede entretenernos estas vacaciones, yo desde luego me pongo a ello.


Lo he conocido aquí.



febrero 2nd, 2008

El ramo que florece por arte de magia


Y repasando los premios Red Dot Design Award 2007 me ha llamado la atención poderosamente el premio al mejor accesorio de interior. La pieza se llama Instant Blosssom y ha sido ideada por Lee Seung-ki ¿otro coreano?.

Me parece un magnífico detalle para ese regalo sorprendente y no demasiado caro que a veces tenemos que hacer, tipo amigo invisible, cumpleaños, o simplemente si queremos sorprender a alguien o ganarnos el corazón de una persona querido.

Muy simple, porque se trata de una especie de tarjeta de cartón reciclado, bastante compacta. En ella aparece troquelada una forma y dibujado lo que podrían ser unas flores y los tallos.

Hasta aquí la pieza es en dos dimensiones, por lo que no ocupa espacio y puede ser enviada por correo sin problema.


Pero por supuesto, la cosa no queda ahí, porque una vez sacada de su embalaje y manipulada, se convierte en un “casi auténtico” jarrón de flores.

Si añadimos agua al papel, veremos como empiezan a surgir flores de verdad (creo) y las dos dimensiones se llenan de una tercera muy florida.

No se bien cómo es el procedimiento pero creo que las plantas han sido tratadas con un sistema llamado de cultivo hidropónico, que las debe dejar como planchadas, de manera que al añadirles el agua, vuelven a su primitiva forma, recuperando todo su esplendor, bueno, eso en teoría.

Además, si doblamos por la mitad el cartón, ya florecido, tendremos una forma que simula un jarrón también en 3 D que se mantiene de pie.


La idea es muy buena y si de verdad funciona tengo que quitarse el sombrero delante de su inventor.

A ver si lo comercializan pronto y sin un precio exagerado, es que sería una elección magnífica para algunos de mis regalos de empresa. Yo siempre pensando en lo mismo…

Ingeniosíiiiiiiiiiiisimo.

La información me ha llegado por Red Dot Design Award y la he completado en Yanko Design.


enero 16th, 2008

Lampara que ilustra un montón


Simple y llanamente un libro que ilumina el resto de los libros. De eso trata la lámpara Light up your world. Es una inteligente solución para iluminar una librería, se camufla entre ellos y sólo es visible cuando encendemos la luz.

Ha sido diseñado por Studiomeiboom y rinde homenaje a La Ilustración ese periodo de la historia que abarca de mediados el siglo XVII a finales del XVIII, en el que los filósofos tenían la bonita idea de que el hombre es bueno por naturaleza, ¡qué tiempos aquellos!.

Según cuentan los autores, hay muchos libros sobre la Ilustración pero este es el único que proporciona la luz. No es un libro pesado, ni un libro de verdades absolutas, da que pensar pero no dice que se debe hacer…

Además no sólo ilumina a sus dueños sino que también ayuda a otras personas a tener un futuro más brillante. Con la compra de cada lámpara, 89 euros, un 10% de su precio, se destina a proyectos educativos con niños, de la mano de la organización humanitaria Edukans.

Está fabricada en plástico blanco y mide 24 cm de alto, 17 cm de ancho y 8 cm de profundidad, además se suministra con bombilla de ahorro de energía.

Si la lámpara-libro ayuda o no a ver la luz, es algo que no puedo saber. Lo que sí tengo claro es que se trata de un objeto simple decorativo y bonito. Y eso a mí ya me vale.

Lo he visto en Many Things I Like.

enero 13th, 2008

El duro trabajo de comprar regalos de empresa


Ya que han pasado los nervios y el estrés de los regalos navideños, puedo hablar con más relajación y cierto distanciamiento de los difíciles momentos que se pasan cuando tienes que enfrentarte a la lista de regalos de navidad de tu empresa.

Además en mi caso no sólo tengo que plantearme los míos sino que otros también recurren a mí para que les elija los suyos. Esto es gracioso porque en casi todos los casos, salvo honrosas excepciones, nos empiezan pidiendo algo novedoso, original, de diseño, bueno bonito y barato.

Lo que se traduce en que definitivamente se quedan con lo de todos los años, algo para el escritorio, siempre y cuando tenga el color corporativo de la empresa. Qué tristeza.


Vuelvo a los míos. Se supone que una empresa que vende diseño y buenas ideas debe estar a la altura cuando elige los obsequios para sus clientes, porque nos guste o no, hay que hacerlo.

Todos los años me planteo la idea de donar el dinero asignado a una causa benéfica, pero no se muy bien por qué, bueno sí lo se, siempre acabo desistiendo.

Este año hasta tenía pensado cómo iba a hacerlo con ayuda de Intermon. Como hemos publicado en FlylosophyIntermon Oxfam inició hace 3 años una campaña llamada “Algo más que un regalo”, que soluciona el problema de los regalos navideños ofreciendo la posibilidad de comprar, a través de su web, regalos solidarios. El valor va desde 12 a 3.000 euros con los que Intermon comprar material didáctico, gallinas, cabras, cerdos, bicicletas, kits sanitarios, burros, semillas y fertilizantes, vacas o incluso una carreta de tracción animal”.


Lo original, es que la persona obsequiada “recibe una tarjeta personalizada de Intermon Oxfam donde se le explica que su regalo ha sido simbólicamente enviado a Brasil, Nicaragua, Mozambique, Guatemala, Etiopía, India, República Dominicana, Burundi o Paraguay, que varían según el regalo escogido y donde Intermón Oxfam lleva a cabo sus proyectos”.

Muy apropiado, así el cliente no tendría ninguna sospecha de que se trataba de una escusa para no gastar el dinero.

Bueno, pasado ese momento solidario, otra vez vuelvo a la famosa lista. Primero hay que asignar presupuesto a cada persona, discusiones, revisión de facturación, etc…

Y una vez consensuado… empieza la búsqueda… con mas de un mes de antelación para que no nos pille el toro.


Este año, tengo que confesarlo, he contado con la inestimable ayuda de Designboom.

Primero he tenido que encontrar un pequeño detalle sustituto de la típica felicitación navideña. Tiene que ser barato, pesar poco y caber por la ranura de un buzón, además no puede ser frágil, pues hay que mandarlo por correo y debe poder personalizarse. Además ha de ser muy especial, nada que se pueda comprar en las tiendas, y hacer referencia al comienzo de año, a las fiestas…

La cosa no es nada fácil, hace muchos años que cambiamos el
tarjetón navideño por un pequeño objeto que mereciera la pena conservar durante tiempo y todos nuestros clientes y amigos lo esperan. No podemos defraudarles.


Y que ha sido este año… pues las 5 minute candles de Zinoo Park, un paquete de diminutas velas que imita la estética de una caja de cerillas. La cajita contiene 10 velas y cada una de ellas dura más de 5 minutos, comprobado.

Una manera cómoda de celebrar un evento en el preciso momento. Que estamos en una situación romántica, pues se saca una velita. Que hay ganas de fiesta, pues otra. Que estás en le trabajo y algo te sale bien, es el momento de usar otra. Que te dan una buena noticia, etc, etc… así hasta 10 veces.

Por lo que nos han dicho, otro año que hemos salido airosos de ese trance. Gracias al eficiente correo internacional, pues estas maravillas nos han venido de Corea.


Y ahora llega el momento de los regalos personalizados.

Este año, como aparato tecnológico gadget de las navidades, el Wake up Light de Philips. Este despertador simula la salida del sol dentro del dormitorio. Según nos explican, “30 minutos antes de la hora fijada para despertarse, la luz comienza a aumentar gradualmente. La luz llega a los ojos, enviando un mensaje al cerebro para aumentar la producción de cortisol, la hormona que regula la energía. Esto significa que a la hora de despertarse las hormonas que regulan el sueño y la energía están mejor equilibradas, lo cual hará que se sienta más lleno de energía desde el comienzo del día”.

Además tiene agradables sonidos para un despertar suave, pájaros por la mañana en el bosque, oleaje de la playa, o la rana y el pato en el estanque. Su luz permite leer y además tiene radio. ¿Es o no un buen regalo?, y si el cliente se despierta de buen humor, todos saldremos ganando.


El siguiente nivel de regalo es el de, producto de diseño que no sea muy caro pero que llame la atención y que valga para hombre o mujer.

En este apartado, nada mejor que la Honey Comb Lamp, increíble lampara de papel diseñada por Kouichi Okamoto del que ya he hablado en este blog, por ser el diseñador del Umbrella Pot.

Fabricada en papel plegado en forma de acordeón, toda fabricada en una pieza, se adapta a cualquier espacio. Se puede colgar del techo boca abajo, estirar para que ocupe casi medio metro y poner en la pared, acoplar a una esquina, apoyar en una mesa…


Una maravilla, sólo hay que ponerle el cableado, el casquillo y la bombilla, que no vienen, es que si no, no cabría en el exquisito embalaje. Traída desde Japón, nos ha dado algún que otro sustillo por los retrasos de la aduana y la mensajería.

Por último, un pequeño detalle muy delicado y que personalmente me encanta, se llama Daisy Vase, ha sido creado por Giffin Termeer y fabricado a mano a partir de un bolígrafo Bic. Una manera preciosa de tener una flor en tu mesa de trabajo. Chulísimo.


No puedo dejar de de referirme a otro objeto que traje de EEUU para un cliente y que finalmente me quedé yo. Se trata de una base para el IPod con forma de piezas de lego. Fabricada en China por una empresa llamada Homade y que pertenece a la Serie BB, tiene un aspecto muy divertido. No he encontrado información en la web al respecto, pero seguiré investigando.

Por supuesto también ha habido cajas de vino, porque hay algunos casos en los que es mejor no arriesgar.

Y esto ha sido todo por este año, el próximo vuelta a empezar.

¡Qué duro es esto de elegir regalos!. Eso deben pensar también nuestros proveedores, este año no he recibido nada de nada.

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1