junio 3rd, 2018

Colores para visualizar datos

Tecnología que humaniza la vida, un temazo que me apasiona…

En manos de Lauren Bowker cobra sentido y color. Esta artista, alquimista y casi maga, empezó en el mundo textil y de la moda, pero debido a una enfermedad que la mantuvo tiempo en el hospital, decidió estudiar química y poder crear productos que hablaran por sí mismos del estado físico de los que los usa, cambiando de apariencia para dar alertas ante cambios corporales.

Con sus conocimientos químicos y sus habilidades creativas, está diseñando ropa y objetos que mutan en función del entorno. Uno de ellos, por ejemplo, es un tejido cuyos colores cambian de acuerdo con la presión del entorno. Los compuesto que utiliza, fueron pensado originalmente para rastrear la aerodinámica midiendo la fricción en la superficie de los autos en tiempo real, ahora, en sus manos, se convierte en algo mágico.

Para desarrollar y comercializar esta tecnología, creó The Unseen un laboratorio de innovación de materiales, consultoría y estudio de diseño de desarrolla productos que aúnan el mejor diseño, ciencia y tecnología.

Según cuenta ella misma, su intención es cambiar la manera en que el mundo usa el color, dándole voz, para así mejorar la vida. Color como visualizador de datos…. casi nada!!!!!

Copio: “Creemos que la tecnología debe ser ” mágica “: debe interactuar naturalmente con los humanos y el medio ambiente de maneras no invasiba, debe romper las reglas, debe desafiar las percepciones. 

 

Nuestras tintas reaccionan a factores desencadenantes como el calor, la contaminación, la humedad, la fricción, la electricidad, los productos químicos o la presión, y los cambios pueden ser sutiles o sustanciales, reversibles o irreversibles, los colores únicos o múltiples, rápidos o lentos. Sus aplicaciones son casi infinitas”.

Esta mujer nunca ha perdido de vista la moda, muy al contrario, mientras estudiaba química, diseñó una chaqueta teñida con tinta que cambiaba de color, de amarillo a negro, según los niveles de contaminación. Ahora usa estos químicos mezclados con tecnología digital para conseguir que su ropa reacciones ante el estado físico y psicológico de sus usuarios.


Por este camino, ha creado un casco con incrustaciones de más de 4.000 “gemas camaleónicas” que puede mostrar diferentes patrones de color de acuerdo con la temperatura de la cabeza del usuario. Otros proyectos usan tejidos  que cambian de color con la actividad eléctrica del cerebro de acuerdo a las emociones”, Si se está triste, mostrará  el color azul y rojo, si estás contento será blanco”.

Su última creación se llama Fire y es un tinte que cambia de color dependiendo de tu temperatura, pasando de negro a rojo, de negro a blanco, de plata a azul, de azul a blanco y de negro a amarillo. Las variaciones dependen, no sólo de la temperatura exterior, sino también de la temperatura corporal, incluso se verá afectado cuando te sonrojas… vaya!!!!!!!, hasta yo probaría esto.

Además, una línea de complementos de piel y productos para la casa, que muta de color, no sé bien respondiendo a qué condiciones, pero siempre será divertido tratar de adivinar de qué color será tu monedero cuando lo saques del bolso para pagar el pan.

Me gustan sobre todos sus prendas de vestir, esa especie de caparazones que me recuerdan a los de  un insectos o al plumaje de exóticos pájaros, una maravilla.

Otros productos no me apasionan, pero es más que interesante que se mimeticen con los usuarios y les representen, aunque prefiero que nadie adivine por el color de mi chaqueta, de qué humor me he levantado.

Ojalá esta fórmula no se popularice demasiado, ya tengo bastante con todos los artilujos de luz que cambian de color y no sé si podría resistir mas colorichis cambiando a mi alrededor.

No recuerdo de dónde saqué la información.

 

febrero 25th, 2014

Tejiéndose un hogar

Con tanto artista/galerías y ferias de arte que hemos tendio por Madrid esta semana, dan ganas de hacer lo que la artista Bea Camacho, tejer un capullo autoportante  y no salir de él en una temporadita.

Hay que ver cómo son capaces de manipularnos y nosotros dejarnos arrastrar a una alucinación compartida en la que parece que una ciudad como Madrid, consumida por la crisis y la miseria social y cultural, se muestra a nuestros ojos y a los de todo el mundo, como abanderada del arte más vanguardista. Tanto exceso concentrado, me parece francamente obsceno, como un orgasmo multitudinario y retrasmitido que una vez pasado nos deja sumirnos en la más profunda y terrible oscuridad.

En fin a lo que voy, que pierdo el hilo, hoy os quiero dejar la obra de una artista que no conocía y que el otro día se cruzó en mi camino virtual para alegrarme el día. Se trata, como ya he dicho, de Bea Camacho, que teje como modo de expresión de sus sentimientos, y no, no forra bolardos de la calle, gracias a dios…

 

En muchas de sus piezas performativas, las que más me interesan, la lana y el crochet son los los instrumentos de los que se vale para hablarnos del confinamiento, el aislamiento y la ausencia. La artista construye a la vista de todos, su propia envoltura, tejiendo sobre sí misma, y desde que da la primera puntada hasta que su persona desaparece completamente en ella,  graba todo el proceso sin interrupción, con una duración de unas 10 horas, en las que no deja de tejer ni un momento. De esta manera, convierte el acto de la costura en un proceso de creación de su propio medio ambiente proporcionando además archivos del proceso constructivo en el que su cuerpo va desapareciendo dentro de su cálido entorno.

 

Según nos cuenta la artista, habiendo vivido separada de su familia desde pequeña,  trata de ilustrar con su trabajo las experiencias de aislamiento creadas por esta separación física, mental o emocional, e ilustrar su particular e idealizada idea del hogar y la pertenencia.

Leer el resto de la entrada

mayo 13th, 2013

Las capas del cuerpo humano

 Me interesa mucho el trabajo de Imme van der Haak sobre todo su pieza Beyond the Body en la que de la artista trabaja de manera muy visual sobre la idea de la percepción de la apariencia y de la identidad.

Según ella misma nos cuenta, su trabajo se centra en la modificación de la forma humana, al afectar su figura con sólo una intervención sencilla. Fotos del cuerpo humano se imprimen en largas túnicas de seda transparente para crear la apariencia de que físicamente las persona puede tener varias capas en su cuerpo, cada una de diferentes edades, generaciones e identidades.

Dos bailarines se mueven con estas envolturas impresas, de manera que el cuerpo y la seda se convierten en una unidad, distorsionando nuestra percepción o revelando una forma física completamente nueva fruto del fundido de las otras dos.

La imagen que consigue al superponer la forma real y la impresa, resulta ambigua e intrigante,  pudiendo llegar  a hacerse incluso molesta cuando el movimiento las deforma hasta lo caricaturesco.

Leer el resto de la entrada

febrero 10th, 2013

El arte como liberación

Ya he dicho muchas veces que son los artistas que más admiro los que más me cuesta traer al Ático, se que mis explicaciones poco eruditas, nunca van a estar a la altura de su trabajo, este es el caso de Lygia Clark una artista que me ha enseñada algunas cosas valiosas sobre el arte colectivo, la autoría, el cuerpo, la interacción y muchos más conceptos que me inspiran en el trabajo.

Está claro que yo no puedo hablar de ella, así que he buscado un texto titulado Arte, Individuo y Sociedad escrito por Noemi Martínez Díez, en el que se explica su obra, y así yo me dedico a rastrear imágenes, que intenten ilustran un trabajo muchas veces no documentado, personal y pionero que mucho me recuerda a cosas vistas en la actualidad, años después de que ella las experimentara.

 

 

Dejo como resumen una frase de Camus que define muy bien su posición ante el arte: “Llega siempre un tiempo en donde es preciso escoger entre la contemplación y la acción”… y otra de ella misma “Ahora que el artista ha perdido en la sociedad su calidad de pionero, cada vez es más respetado por el organismo social en descomposición (..) el está digerido por la sociedad, que le otorga un título y una ocupación burocrática: Ingeniero del ocio del futuro…

 

Leer el resto de la entrada

diciembre 25th, 2012

Sexo en público? es posible…

 

Mi querida amiga Raquel Sakristan me ha brindado un gran momento navideños con la pieza Just do it. que ha llevada a cabo dentro el festival We Art de Barcelona.

 

Ha diseñado una prenda de vestir compartida para practicar sexo en público que permite respetar el anonimato.

 

 

Con las políticas excesivamente restrictivas del Ayuntamiento de Barcelona en cuanto al comportamiento y el decoro en el vestir de sus ciudadanos en un espacio público ganado para el turismo, esta pieza tiene un sentido reivindicativo de gran alcance, porque como ella dice, explora los límites entre lo privado y lo público.

 

 

Enhorabuena Raquel, como siempre, has estado de lo más fino, ojalá te tengamos pronto por Madrid.

 

 

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1