diciembre 27th, 2018

Hojas que iluminan hojas


Descubrimientos que hacen que me reconcilie con el género humano, y que viene de la mano de gente tan ilustre como la que trabaja en el MIT. En este caso de la doctora Seon-Yeong Kwak y el Dr Michael S. Strano han conseguido, por resumirlo de manera que se entienda fácil, que una simple mata de berros pueda servir de lampara de lectura, sin necesitad de ninguna ayuda eléctrica.

 

 

Mas allá del hecho científico de parece de gran utilidad práctica, sobre todo si puede desarrollarse de un modo extensivo, sólo de pensar en árboles que sustituyan a farolas o que mis macetas también me den luz ambiente en la casa, me hace salivar…

 

 

Según explica el MIT, este milagro se consigue cambiando la estructura interior de la planta inyectando nanoparticulas(1 nanometro = 0.000000001 metros) que consiguen que ocurran una serie de reacciones bioquímica que generan luz visible, tal como ocurre en las luciérnagas.

 

 

Los componentes de esta reacción, se producen a causa de una proteína llamada luciferasa y de una molécula, la luciferina. Cuando estos dos componentes interaccionan en presencia de oxígeno, la luciferina es oxidada y se genera luz. A este mecanismo se le conoce como bioluminiscencia. Otra molécula, llamada Coenzima A, ayuda al proceso, eliminando un tipo de reacción que  inhibe la actividad de la luciferasa.

 

 

El equipo del MIT empaquetó cada uno de estos componentes en un tipo diferente de portador de nanopartículas que les ayudan a llegar a la parte correcta de la planta y también evitan que se acumulen en concentraciones que podrían ser tóxicas para las plantas.

 

 

El resultado fue la planta de berros que funcionaba como una lámpara de escritorio. Los primeros esfuerzos de los investigadores al inicio del proyecto dieron lugar a plantas que podrían brillar durante unos 45 minutos, que desde entonces han mejorado a 3.5 horas.

 

 

La luz generada por berros de diez centímetros es una milésima de la cantidad necesaria para leer correctamente, pero fue suficiente para iluminar las palabras en una página de EL Paraíso Perdido de John Milton.

 

 

Los investigadores creen que con más ajustes, esta tecnología podría usarse para proporcionar luces lo suficientemente brillantes como para iluminar un espacio de trabajo o incluso una calle completa, así como iluminación interior de baja intensidad para ello tienen que optimizar la concentración y las velocidades de liberación de los componentes químicos.

 

 

Para futuras versiones de esta tecnología, el equipo espera desarrollar una forma de pintar o rociar las nanopartículas sobre las hojas de las plantas, lo que podría hacer posible transformar los árboles y otras plantas grandes en fuentes de luz.

 

 

Los investigadores también han demostrado que pueden apagar la luz agregando nanopartículas que llevan un inhibidor de la luciferasa. Esto podría permitirles crear eventualmente plantas que cierren su emisión de luz en respuesta a condiciones ambientales como la luz solar…

 

Suena fantástico y ya puestos a pensar,  además del ahorro energético y económico que supondría, (la iluminación representa alrededor del 20% del consumo de energía en todo el mundo), su uso extendido podrían representar un importante recorte en las emisiones de CO2.

 

 

Seguiré bien atenta la evolución de este proyecto.

 

 

He leído la noticia aquí y las fotos las he sacado de google.

 

 

También dejo por aquí a Elowan, otro proyecto del MIT, con plantas, y luz, y otro sobre plantas que detectan bombas y armas químicas desarrollado por el mismo equipo del Dr. Strano.

 

0 Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1