abril 24th, 2014

Tormenta interior

Hoy toca reseña, esta vez de uno de los últimos trabajos del artista Zimou, del que ya he hablado anteriormente en el Ático.

Esta vez una idea sencilla pero efectiva y de fácil ejecución, que convierte el interior de un edifico en el ojo de una tormenta de nieve, artificial y plasticosa.

 

Esta instalación, ha sido encargado por el Art Museum de Lugano, en Suiza, y el artista se valido simplemente de 36 ventiladores y 4,7 m3 de gusanitos de corcho de los que se usan para embalar.

 

 

Instaló los ventiladores proyectando aire a los 9 ventanales del edificio del museo y dejó sueltos los gusanos de corcho que acabaron arremolinados en las ventanas, por la acción de los ventiladores que atraían y proyectaban la falsa nieve sobre los cristales, dando la sensación visto desde fuera, que la sala estaba llena a rebosar de estos objetos blancos y bailarines actores de una dramática tormenta, aunque en realidad la acción transcurre sólo en las ventanas, dejando el resto del espacio libre y en calma.

Pero según leo, si se cruzaba el umbral y se accedía al interior del espacio , la percepción producida por el flujo y reflujo de los gusanos cambiaba radicalmente convirtiéndose en más abstracto, así el movimiento se percibía como mecánico, en lugar de natural, el zumbido de los ventiladores era de alta intensidad cubriendo hasta el tic tac del poliestireno en las ventanas, revelando por lo tanto el origen artificial de la instalación.

Una poética manera de explicar la mecánica que se esconde detrás de un fenómeno natural aparentemente impredecible.

En la documentación adjunta os haréis mejor idea de lo que he intentado contaros.

 

Yo lo he conocido aquí de donde he sacado fotos.

1 comentario »

  1. Pues me gusta¡¡¡

    Comment by papá — 28 abril, 2014 @ 9:15

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1