noviembre 1st, 2013

Sol domesticado

 

A veces el arte puede ayudar a mejorar la vida de las personas, no ya su vida interior que se da por sentado, sino su calidad de vida. Suelen ser estos, proyectos innovadores y un poco locos pero que gracias al empeño y empuje personal del artista se sacan adelante.

Este es el caso del proyecto Solar Mirror, ideado por Martin Andersen, un artista vecino del pueblo noruega de Rjukan que con ayuda de sus vecinos, fue capaz de doblegar y cambiar la trayectoria de los rayos de sol, redireccionándolos para incidir en la plaza del pueblo en el que vive, que por estar situado entre montañas, se pasa 6 meses en sombra.

Según leolos residentes tienen que subir en un teleférico hasta la cima de un monte cercano para tomar un poco de vitamina D. pero la semana pasada los débiles rayos del sol de invierno llegaron por primera vez a la plaza del mercado de la ciudad, gracias a tres espejos colocados en la montaña. 

Antes, cuando el clima era bueno, veíamos que el cielo era azul y sabíamos que el sol brillaba. Pero no podíamos verlo. Era muy frustrante”, dijo Karin Roe, de la oficina de turismo local. “Ahora, cuando no hay tiempo para llegar a la cima de la montaña durante la semana, podemos salir de nuestras casas y sentir el calor del sol en nuestras caras”.

 

Los espejos fueron trasladados a través de un helicóptero y se instalaron a 450 metros de altura por sobre la plaza del pueblo. Los espejos/helióstatos son controlados por computador y son comúnmente utilizados para generar energía solar en las calurosas regiones del Oriente Medio. En este caso, la energía solar capturada por los helióstatos se utiliza para alimentar su trayectoria de inclinación, a medida que persiguen el paso del sol de invierno por el cielo.

El artista recaudó el dinero a través de distintos patrocinadores con el apoyo de la comunidad. La mayor parte del presupuesto vino desde la central hidroeléctrica Norsk Hydro, fundada por Sam Eyde, empresario que hace 100 años construyó la ciudad para que habitaran sus trabajadores. Actualmente la antigua fábrica está ocupada por el Museo Industrial de Noruega.

Un bonito proyecto y una interesante obra social que ha conseguido que la gente se reúna en una plaza para tomar el sol (fuente de energía que se asocia a la felicidad), seguro que se establecen muchas y cálidas relaciones en este espacio… en Madrid ya nos habrían colocado una terraza de manera que para disfrutar del sol hiciera falta pagar…

Vi el proyecto aquí y hoy lo he reencontrado aquí, de donde he cogido las fotos.

 

4 comentarios »

  1. Hola chicos.
    ¿Qué tal va todo?
    Solo comentaros que hemos incluido vuestro estupendo blog de “Flores en el Ático” en nuestro nuevo listado de blogs de arquitectura (sección sostenibilidad) de referencia. http://kcy.me/ulud
    Así, si fuera de vuestro interés, os animamos a dar difusión al post en vuestro blog y redes sociales.

    Un saludo y, en el caso de no haberlo hecho ya, os animamos a suscribiros a nuestro blog.
    Agnieszka y Lorenzo _ @Stepienybarno
    http://www.stepienybarno.es/blog/
    pd_ no vimos vuestro correo, por ello dejamos el mensaje aquí.

    Comment by Stepoienybarno — 3 noviembre, 2013 @ 8:35
  2. dos cosas chulas: el artista es un vecino del lugar (respuesta curiosamente natural y ajustada al entorno), y que la “escultura desaparece cuando funciona.

    Comment by carmen — 10 noviembre, 2013 @ 11:54
  3. Fantástico!!!!

    Comment by papá — 18 noviembre, 2013 @ 7:18
  4. [...] http://floresenelatico.es/sol-domesticado/10934 [...]

    Pingback by Regeneración urbana II — 17 abril, 2014 @ 21:09

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1