abril 21st, 2011

Escenas de felicidad congelada

Disculpad mi ausencia de los últimos días, anduve trabajando en un proyecto del que otro día os hablaré con detalle,  y no me ha quedado mucho tiempo para actualizar el Ático.

A mi vuelta, de las primeras cosas que he hecho, ha sido intentar ver la muestra del incomparable Ribera en el Museo de El Prado, pero ha sido imposible, tonta de mí, estamos en Semana Santa y la cola daba la vuelta al museo.

Sin saber muy bien lo que me iba a encontrar, me dirijo perezosa al Caixaforum y atraída por la imagen de un cartel (señor con gafas oscuras, vestido de época y metido en el agua con un gran flotador negro), me meto en la exposición de un tal Jacques Henri Lartigue, que no conocía, y que resulta ser un interesante fotógrafo, que de 1902 a 1986, se dedicó a retratar con extraña sensibilidad, su vida ociosa, la de sus familiares, amigos y amores, prestando especial atención a los momentos felices, que por lo que he podido deducir, fueron muchos.

Según leo en la página de Caixaforum“fue hijo de una familia de industriales adinerada y su padre le compró la primera cámara fotográfica a los ocho años por lo que desde muy pequeño, empezó a llevar un diario con fotografías y breves textos que le acompañaría durante toda la vida y que constituye un documento extraordinario para conocer la forma de vivir de una generación que descubrió la moda, el deporte y las competiciones de motor. Sus imágenes reflejan la rápida transformación de las costumbres, el estallido de novedades, la vibración de las cosas y, al mismo tiempo, la búsqueda de los pequeños detalles, del instante perdurable y atemporal.


Lartigue capturó la vida a su alrededor, la exaltación de la felicidad y la alegría de vivir y lo hizo con unas ideas estéticas que proponían la renovación del lenguaje fotográfico.


Yo añadiría que la visión de esos momentos de felicidad preservada, tan alejados de la realidad actual, me ha hecho pasar un momento especial, olvidando las preocupaciones reales con las que la vida me acosa a cada momento y bueno, creo que para empezar unos días de minivacaciones no está nada mal, a pesar de no ser el gran Ribera…

Os recomiendo la expo y os dejo con las imágenes que más me han gustado, esas en las que el movimiento humano queda congelado en curiosas y en muchos casos, hilarantes escenas, que parecen querer ocultar en parte, la angustia que produce el paso del tiempo, que no perdona, ni a los más afortunados.


Las imágenes las he encontrado en google y espero que también os aporten un leve destello de felicidad.


4 Comments

  1. […] Ayer siguiendo la recomendación del Ático, nos pusimos en marcha rumbo a La exposición deHeri Jacques Lartigue en el Caixa Forum de Madrid y […]

  2. Son fantásticas!

    Comentario by su — 23 abril, 2011 @ 15:41
  3. A ver si se puede ver en más sitios que en Barcelona y Madrid. Es excelente, como la de otros autores de final del XIX y principios del XX. Todos ellos privilegiados, porque el acceso a la fotografía no-profesional de este tipo era accesible para muy pocos 🙂
    Besos

    Comentario by paloma — 24 abril, 2011 @ 8:05
  4. fui a verla al llegar a madrid aquel domingo y volveré a ir muchas más veces

    =)

    Comentario by laguna — 26 abril, 2011 @ 8:40

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1