agosto 19th, 2013

Túnel de voces y luz

Siempre es causa de celebración para mí que los coches sean desplazados del espacio público, por personas, animales o cualquier objeto, que no contaminen y deje que podamos disfrutar de calles que antes nos pertenecieron…

Y esto es en lo que mi admirado Rafael Lozano-Hemmer ha trabajado los últimos meses, nada menos que en New York una ciudad donde resulta complicadísimo por no decir imposible, llevar a cabo instalaciones en las calles,  por las intrincadas burocracias que hay que salvar y los seguros tan desorbitados que hay que pagar…

Pero el caso es que él lo ha conseguido y durante el Summer Street, festival de arte público que todos los veranos toma las calles de la ciudad, (estas cosas sólo se consiguen si hay un evento festivalero de por medio) ha dado vida a una instalación llamada Voice Tunnel gracias a la cual,  el Park Avenue Tunnel que va de la 33rd a la 40th street, y que ha sido abierto a los peatones,  la primera vez en sus 200 años de historia.

La instalación consta de 300 focos de teatro, que producen columnas de luz a lo largo de las paredes y revestimiento del túnel sin llegar a cubrir todo el arco. La intensidad de cada lámpara, es controlada automáticamente por la grabación de voz de un participante, que voluntariamente puede hablar por un intercomunicador especial que está en el medio del túnel.

El silencio se interpreta como cero intensidad y la voz va modulando el brillo proporcionalmente, creando una especie de código morse de destellos. Una vez que termina la grabación, el ordenador lo reproduce en bucle, tanto en las lámparas que están más cerca de la intercomunicación, como en el resto de los altavoces.

La “memoria de voces” de la instalación siempre se está reciclando, con las grabaciones más antiguas en el borde del túnel y los más recientes en el medio. En todo momento el túnel está iluminado por las voces de 75 visitantes. Una vez que estas 75 personas participan, sus grabaciones desaparecen del túnel, como un memento mori.

Las voces se pueden escuchar a través de una serie de 150 altavoces colocados a lo largo del túnel, en perfecta sincronía con las luces parpadeantes que están cerca. El efecto del proyecto no es cacofónico porque cada altavoz no reproduce los 75 registros, sólo  las voces de las luces que están inmediatamente al lado.

Increíble momento ese en el que las voces y las luces desplazan a las máquinas, me hubiera hubiéra gustado mucho estar allí… Desde luego, este hombre sabe utilizar como nadie la tecnología para crear piezas sorprendentemente poéticas y a escala muy humana.

He visto este trabajo publicado por todas partes… y las fotos, de James Ewing, las he cogido prestadas de la web del artista.

 

1 comentario »

  1. ¡Se me olvidó enviártelo! Pero vero que sigues a la última.
    Nosotros acabamos la temporada con otro trabajo anterior: http://www.uncoveringctrl.org/2013/08/interaccion-y-escala-playera.html

    Comment por Paloma Ctrl — 28 agosto, 2013 @ 16:55

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1