marzo 14th, 2011

Porcelana con deseos muy humanos


Casi todo lo que hace Barnaby Barford lo he ido trayendo al Ático, así que al ver si último trabajo no he querido dejar de referenciarlo.

Aunque no es ni de lejos lo que más me gusta de él, demasiado evidente… es porcelana, es irreverente, es maligna… así que no puedo resistirme.

En esta serie llamada Loves is… la pornografía y los placeres son el tema principal, recreaciones de orgías y temas sexuales que nunca esperaríamos ver representados en el
delicado mundo de encantadoras figuras de porcelana.



Todo está perfectamente explicado en sus composiciones, así que os dejo con las fotos y aprovecho para añadir otras de su anterior serie The Battle of Trafalgar en la que ha creado su propia versión de Trafalgar Square, bebida, violencia, consumismo, comida chatarra, la protesta y el terrorismo todos habitamos esta famosísima plaza.



Como he dicho, aunque no es lo que más me gusta de él, me hace gracia y como tengo gran debilidad por su trabajo pues aquí os lo dejo.

Lo he visto aquí de donde he sacado las fotos ya que aun no está publicado en su web. Un trabajo fresquito, fresquito…

noviembre 2nd, 2010

Arte con género (femenino)

Cuando se rastrea en la web para buscar información  sobre Monica Bonvicini siempre encuentro el mismo tipo de frases ” la artista se ha destacado por explorar el vínculo del “poder” con la arquitectura y el género. Bonvicini analiza el modo en que la arquitectura, a lo largo de la historia de Occidente, ha construido un discurso –o mitología– principalmente falocéntrico que ha determinado la configuración tanto de la identidad sexual como de género. Su análisis señala tajantemente la distinción de la arquitectura como una actividad masculina que ha perdurado por siglos y que ha excluido, salvo por contados ejemplos en la actualidad, a las mujeres como partícipes activos.



Es verdad que su trabajo está lleno de este tipo de referencias sexuales explícitas, y en algunas de sus piezas recurre a estereotipos que supongo en el momento en que fueron llevadas a cabo las piezas tenían todo el sentido del mundo pero que miradas con ojos más actuales me parecen referencias algo manidas, aun así, su obra impresiona tanto por su monumentalidad como por sus mensajes directos y en muchos casos  agresivo.

Yo me quedo con esas piezas, en las que habla de la arquitectura en su ámbito más social, del espacio público y privado, de la política, del trabajo y por supuesto también de la sexualidad ya que inevitablemente todos estos condicionantes intervienen en nuestro entorno, convirtiéndolo en un reflejo mas o menos evidente de estas variantes.

Con este pensamiento, al artista pretende analizar en algunas de sus piezas, la percepción que tiene  la gente del espacio que les rodea. A sus ojos, los edificios, así como las infraestructuras urbanas y suburbanas no son neutrales, sino que muy al contrario obedecen en forma y uso a objetivos políticos, sociales, y sexuales.

Así Bonvicini, crea situaciones en las que se llama al espectador a actuar. Por ejemplo, en el 2004 para su obra, Don’t Miss A Sec’ puso un inodoro portátil en el centro de la explanada del recinto ferial del Art Basel construidos con espejos tratados para que desde fuera no se viera lo que pasaba en el interior, pero que desde dentro quedaba a la vista todo lo que acontecía en la calle, provocando una sensación de inseguridad y angustia, en el usuario, ante la inevitable duda de si lo que estaba haciendo dentro, sería compartida con todos los transeuntes que pasaban.


Otro ejemplo, en su trabajo Not for you, aborda el papel de espectador del arte y el espacio expositivo, en el que un gigante cartel luminoso e intermintente atrae a los espectadores hacia un espacio de la galería, mientras con su mensaje directo los deja definitivamente excluidos de él.


Y así podríamos examinar cada uno de sus trabajos, casi todos llevados a cabo a gran escala, con materiales como látex, cuero, acero y hormigón o lumínicos que por sus características tienen connotaciones sociales pero cambiados de contexto para crear nuevos vínculos asociativos.


Hay muchísima documentación sobre el trabajo de esta mujer en google y mucho mejor argumentada que la mía, y es que aunque me gusta en general, no puedo dejar de compararla con la inconmensurable   Mona Hatoum menos chillona y mucho más de mi agrado.



noviembre 10th, 2009

Sombras manejadas por el Marqués de Sade


Ya que estaba hablando de sombras y de La Biennale no puedo dejar de mencionar el trabajo de Paul Chan, un artista y activista político que emplea el vídeoarte y las proyecciones para criticar las rancias costumbres y la política americana.


El por qué este hombre no ha estado antes en el Ático es algo que no me explico, bueno sí, se trata otra vez de la web del artista, durilla de asimilar.


Su trabajo para La Biennale, Sade for Sade´s Sake, en la que se representan escenas de la obra 120 días de Sodoma de El Marqués de Sade, me va a servir como preámbulo para hacer un repaso a su ejemplar y comprometido trabajo con la luz y las sombras.


El significado más profundo de este trabajo, lo explica el autor en la entrevista Lets talk about sex así que yo me voy a parar en los detalles más formales de la instalación.


Se trata de una proyección de casi 6 horas de duración de todo el catálogo sexual del famosos marqués protagonizado por siluetas, que escenifican su papel con movimientos repetitivos y desapasionados que parecen más secuencias matemáticas que escenas de sexo.


Según cuentan en este artículo, la pieza está estructurada en forma de una balada, la proyección se compone de cuarenta y cinco escenas que se relacionan entre sí como las líneas de un poema.


Las imágenes muestra cuerpos desnudos en rítmicos movimientos orgásmicos, que conviven con formas geométricas flotando entre los cuerpos. A medida que la pieza avanza los cuerpos van interactuando con mayor intensidad hasta que la proyección estalla descomponiéndose en miembros y partes de objetos, en una abstracta manifestación de imágenes de sexo, mezclado con conceptos de la libertad, violencia o la razón y el arte.


Esta pieza al igual que otras del autor , se proyecta en una superficie irregular que incluye
ventanas, radiadores y columnas, con lo que se pone en práctica lo que Chan ha llamado el materialismo espectral de la proyección de imágenes en movimiento y su relación con los espacios arquitectónicos estáticos.


Hay un montón de vídeos en google para que investiguéis sobre la obra.


Otros de sus trabajos con luces y sombras es The 7 Lights una serie compuesta por 7 proyecciones que se proyectan en suelos y paredes y que representan escenas de destrucción y renacimiento cíclicos.

Estructurada en el trascurso de un día, cada una de las 7 proyecciones comienza pacíficamente, con los colores cálidos de la madrugada, poco a poco la atmósfera cambia, las siluetas de los objetos se levantan en el aire y se desmantelan por fuerzas oscuras, mientras sombras humanas caen en picado hacia el suelo.


Como en una pesadilla, la secuencia se vuelve cada vez más horrible, hasta que, cuando llega la noche, se desvanece y vuelve la paz, a la espera del nuevo día donde todo se vuelve a repetir.


Según explican los que saben, este trabajo podría estar relacionado con la narración bíblica del origen del mundo y su inminente fin, como si se tratase de una alegoría de los siete días de la creación, aunque parece bastante obvio que se podría estar refiriendo a otras tragedias más contemporáneas como el 11 de septiembre , la guerra en Irak o la violencia terrorista, así lo he interpretado yo.


En la web del New Museum podéis ver todas las proyecciones de The 7 Lights, seguro que después de verlas entendeis mejor lo que estoy tratando de explicaros, son vídeos de 14 minutos, así que paciencia.


Bueno por hoy ya lo dejo aquí, pero os invito a que visitéis por su impracticable web, merece la pena intentar conocer más trabajos de este interesante y polifacético artista.


Las fotos son de google.











This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1