marzo 16th, 2010

De autopista a paseo fluvial


Si ya me había quedado alucinada con el delicioso proyecto High Line de New York, en el que el municipio volvió a recuperar para los ciudadanos un trayecto de vías abandonado en Chelsea, convirtiéndolo en un maravilloso y elevado jardín público, ahora me he enterado de que en Seul ya se hizo, en 2005, otro proyecto del mismo corte, esta vez convirtiendo el trayecto de una autopista elevada, en un paseo fluvial, que discurre verde por el centro de la ciudad.


El arroyo Cheonggyecheon fue construido hace más de 100 años y hasta 1940 usado para drenar la ciudad. Por la polución y el desarrollo vertiginoso de la ciudad en 1976 casi había desaparecido, surgiendo sobre él una gigantesca autopista elevada, la Cheonggye Expressway, que había conseguido degradar la zona hasta hacerla inhabitable.


Estuvo en activo hasta el 2003, en el que las autoridades decidieron demolerla y convertir el antiguo cauce del arrollo en un espacio verde donde los ciudadanos pudieran olvidarse un poco de la polución y el estrés de esta megaurbe.


El canal transcurría de norte a sur por la ciudad y en ese mismo recorrido se han podido recuperar 5,8 kilómetros de parque urbano en cuya construcción se han utilizado gran parte de los materiales de la autopista demolida. Ahora los peces, insectos y pájaros, viven en las márgenes del antiguo riachuelo y la polución y la temperatura de la zona han bajado considerablemente.


Además, la zona ha sido dotada de mejores infraestructuras, de manera que ahora la gente utiliza más el transporte público, con lo que la cuidad se ha visto más libre de tráfico. Increíbles resultados estos…


Para ampliar la información, copio parte de un artículo sobre este proyecto aparecido en Plataforma Urbana, recomendado que lo leáis entero.


El proyecto responde a una planificación estratégica donde los principales gestores fueron en primer lugar el alcalde de Seul, Lee Myung Bak, y en segundo lugar, no menos importante, la ciudadanía, organizada en un comité ciudadano dirigida por el urbanista a cargo del proyecto, Kee Yeon Hwang. Vemos que el rol del urbanista más que solo diseñar el proyecto, es de partícipe de la integración con los ciudadanos, haciéndolos formar parte de la gestación y diseño del mismo.


La gracia del proyecto es que no se queda en sólo ‘destapar’ el canal, sino que visualiza un proyecto total, tomando en cuenta cada pieza que va a ser afectada y como disponerla en el sitio que encaje para lograr una mejor calidad de vida y sea beneficioso para la ciudad.

Una de estas piezas, quizás la fundamental, fue la importancia que se le dio a la participación ciudadana al respecto. El gobierno realizó audiciones públicas y sesiones representativas para recoger opiniones y se realizaron más de 4000 entrevistas con comerciantes antes de comenzar las demoliciones.

A partir de éstas, se tomaron otra serie de medidas, como por ejemplo, minimizar ruido y polvo de los trabajos, utilización de un estadio para el traslado del comercio ambulante y estacionamientos a puntos específicos que se adecuaron para recibirlos.

Como parte de la planificación estratégica, se estipularon medidas para que el barrio de Cheonggyecheon tuviera un desarrollo sostenido en el tiempo. Se combinan así las acciones públicas y privadas, en donde el gobierno, a través de su gestión inicial de restaurar el río, impulsa el desarrollo de inversiones privadas en el sector siguiendo la planificación estipulada.

Como resultado final, se obtiene este gran espacio público que se transforma en el pulmón de la ciudad, y que aparte de traer una serie de externalidades positivas, como buena calidad de vida, valorización del terreno y turismo, se espera que traiga consigo beneficios a largo plazo que repercut

He conocido este proyecto aquí, de donde he sacado fotos.

0 Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1