febrero 22nd, 2011

Urna de cristal ilegal sobre pedestal clásico

En el 2007, El  Collectif Aéroporté colocó sin permiso en el centro de París, un monumento de cristal sobre un pedestal vacío hacía 60 años, en el que había estado colocada la figura de bronce de Charles Fourie.

Esta estatua fue utilizada como bronce para municiones en la Segunda Guerra Mundial, y la instalación en forma de volumen de vidrio, no quería usurpar su espácio sino poner de relieve la falta de dicha escultura. Una escalera invitaba a los transeúntes a llegar a la cima del pedestal  y habitar el espacio. De esta manera, el ciudadano que se metiera en ella, podía sentirse como un monumento encaramado a una peana.

La instalación duró 6 horas. Al amanecer, se cargó en un camión la vitrina de dos toneladas y cinco metros de altura, y con una grúa se colocó sobre el pedestal. Para ejecutarla se tuvieron en cuenta todas las normativas  que el ayuntamiento dicta para la instalación de obra en zonas urbanas, pretendían con ello que no les pudieran achacar problemas de seguridad y retirarla por ello.

Tanta polémica creo esta acción, que el ayuntamiento de París se vio obligado a convocar un concurso precipitado de ideas, para dar uso legal a este pedestal. Finalmente, la acción no se pudo llevar a cabo y tampoco aprobaron el retornó la urna a su lugar, los autores trataron de conseguir firmas para volver a reponer la vitrina, no parece que lo consiguieran.

Pero esta acción generó un interesante debate sobre si en toda obra artística que se pone en la calle, es más importante el valor artístico de la pieza o haber sido ejecutada en el marco de la legalidad…

Conocí este trabajo aquí y las fotos son del colectivo.

febrero 15th, 2011

Un proyecto trufado…

Muy inspirador el trabajo arquitectónico de Ensamble Studio y Anton García Abril.

El nombre Truffe describe a la perfección la naturaleza de este pequeño habitáculo en forma de piedra, que ha sido creado para mimetizarse con un entorno natural privilegiado como es el de la Costa da Morte de Galicia, encontrandonos en el interior toda la esencia del proceso de contrucción, que ha dejado su huella relativamente azarosa en la configuración de los espacios.

Voy a copiar un texto en el que Antón García explica todo el proceso de construcción que es verdaderamente interesante.

“La Trufa es un fragmento de naturaleza construida con tierra, llena de aire. Un espacio dentro de una piedra que se posa en el terreno y que se mimetiza con el territorio. Se camufla, al emular los procesos de formación mineral en su estructura, y se integra con el medio natural al someterse a sus leyes.


Se hizo un agujero en el terreno con tierra vegetal sin consistencia mecánica, un dique de contención. Luego, materializamos el aire construyendo un volumen con fardos de paja e inundamos el espacio entre la tierra y el aire construido para solidificarlo. El hormigón en masa vertido envolvió el aire y se protegió de tierra. Pasó el tiempo y retiramos la tierra descubriendo una masa amorfa.


Con maquinaria de cantera hicimos unos cortes para explorar su núcleo y descubrimos la masa de su interior construida con paja, ahora comprimida por la presión hidrostática que ejerció el hormigón sobre la endeble estructura vegetal. Para vaciar el interior, llegó la ternera Paulina, que disfrutó de 50m3 de su más rico alimento, del que se nutrió durante un año hasta que abandonó su hábitat, ya adulta y pesando 300 kilos. Se había comido el volumen interior, y aparecía el espacio por primera vez, restaurando la condición arquitectónica de la trufa tras haber sido cobijo del animal y de la masa vegetal durante un tiempo largo.


La Trufa es un fragmento de naturaleza construida con tierra, llena de aire. Un espacio dentro de una piedra que se posa en el terreno y que se mimetiza con el territorio. Se camufla, al emular los procesos de formación mineral en su estructura, y se integra con el medio natural al someterse a sus leyes.



Se hizo un agujero en el terreno con tierra vegetal sin consistencia mecánica, un dique de contención. Luego, materializamos el aire construyendo un volumen con fardos de paja e inundamos el espacio entre la tierra y el aire construido para solidificarlo. El hormigón en masa vertido envolvió el aire y se protegió de tierra. Pasó el tiempo y retiramos la tierra descubriendo una masa amorfa.



La tierra y el hormigón intercambiaron sus propiedades. La tierra proveyó al hormigón de su textura y color, su forma y su esencia, y el hormigón le entregó a la tierra su resistencia y estructura interna. Pero aún no era arquitectura lo que habíamos creado, habíamos fabricado una piedra.



Con maquinaria de cantera hicimos unos cortes para explorar su núcleo y descubrimos la masa de su interior construida con paja, ahora comprimida por la presión hidrostática que ejerció el hormigón sobre la endeble estructura vegetal. Para vaciar el interior, llegó la ternera Paulina, que disfrutó de 50m3 de su más rico alimento, del que se nutrió durante un año hasta que abandonó su hábitat, ya adulta y pesando 300 kilos. Se había comido el volumen interior, y aparecía el espacio por primera vez, restaurando la condición arquitectónica de la trufa tras haber sido cobijo del animal y de la masa vegetal durante un tiempo largo.



La arquitectura nos sorprendió. Su ambigüedad entre lo natural y lo construido, la compleja materialidad que un mismo elemento constructivo, el hormigón en masa sin refuerzo armado, podía dotar al pequeño espacio arquitectónico de distintas escalas. Desde la textura informe de su exterior, hasta la violenta incisión de un corte que revela su vocación arquitectónica, llegando a la expresión fluida de la solidificación interior del hormigón. Esta materialidad espesa, que dota a las paredes verticales de una escala almohadillada proviene de la dimensión de los fardos, y contrasta con la liquidez continua del techo que evoca al mar, petrificado en el dintel del marco espacial que mira de modo sublime al océano Atlántico, resaltando el horizonte como única línea tensa de todo el espacio interior.



Para dotar al espacio de todo el confort y habitabilidad necesaria en la arquitectura, tomamos como motivo el “cabanon” de Le Corbusier, recreando su programa y dimensiones. Es el “cabanon de Beton” la referencia que hace de la trufa un espacio habitable y disfrutable en la naturaleza, que nos ha inspirado y sometido. Y la lección que recibimos es la incertidumbre que nos guió, en el deseo de construir con nuestras propias manos, un fragmento de naturaleza, un espacio contemplativo, un pequeño poema.”



Un ejemplar método de trabajo que respeta a la perfección la naturaleza en la que se integra, aun así no puedo evitar pensar que, a pesar de su apariencia o quizás debido a ella, lo que de verdad es un desproporcionado lujo en este proyecto, es que ese entorno tan maravilloso sea de uso privado…

Lo he recordado aquí. Las fotos se las he cogido a los autores y también aquí.

febrero 4th, 2011

Espacios desdoblados

Algo menos denso para empezar el fin de semana.

Os dejo las composiciones fotográficas de Jennifer Mason, una artista que en su serie Spatial disruptions, fotografía interiores de casas anodinas, preocupantemente desprovistas de vida y juega con sus planos para componer escenografías inquietantes, a base de pequeñas transformaciones y superposiciones.

En fin, un post algo apático el de hoy, será porque ando algo cansada y me cuesta encontrar cosas que realmente me lleguen…

He conocido este trabajo aquí y las fotos son de la autora.




junio 3rd, 2010

Poquitas cosas

Cada vez hablo menos de arte urbano en muros, y no es por que no me interese, nada más lejos, pero es que  el exceso de información me tiene como atorada y ya no proceso bien, por lo que al final acaba apeteciéndome más hablar de pequeñas e insignificantes piezas que de los impresionantes trabajos que puedo ver en las web especializadas.

En esa línea de mínimas intervenciones os dejo imágenes del trabajo de Homer, un señor que últimamente sale a la calle con el propósito de actuar  de forma directa y parece que espontánea, con el entorno, integrando en su trabajo elementos que encuentra a su paso, a los que intenta dotar de sentido del humor, frescura y unas pinceladas de color.

Un trabajo urbano y fresco cosa que agradezco en el alma…

Siento la brevedad pero es que tampoco hace falta decir mucho más…

Lo he conocido aquí y las fotos son del autor.

junio 2nd, 2010

Naturaleza para interiores

Estoy de viaje estos días por lo que mi frecuencia de publicación será sensiblemente más baja, aún así os ire dejando algunas cosas que me gustan, aunque vayan lijeritas de texto, así que intentaré que sean piezas que se expliquen por sí solas.

Como por  ejemplo el trabajo de la artista Cui Fei que hace una especie de land art meticuloso para exhibir en galerías.

Ella, con enorme paciencia, va recolectando en la naturaleza, pequeñas piezas, con formas y tamaños similares, que ordena y combina, componiendo superficies llenas de pequeñas formas orgánicas, que si no se ven de cerca, parecerían en algunos casos, símbolos de escritura china hechos con delicado pincel.

Una poética manera de llevar naturaleza a la sala de exposiciones… aunque en la mayoría de los casos tampoco es que me parezca de lo más interesante hacer eso… mejor dejarlo en el campo…

Las fotos se las he cogido a la artista.

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1