diciembre 25th, 2008

Escaparate de cartón navideño


Uff, una de las grandes festividades de estas fechas que ha pasado, menos mal y parece que he salido indemne… vamos a por la siguiente…


Y aprovechando que ahora no se conecta mucha gente, voy a dejar por aquí, tímidamente, mi primera incursión, espero que no sea la última, en el mundo del escaparatismo.


Lo he ideado para Adolfo Domínguez, para su tienda de Serrano 18 y un grupo de profesionales de la casa, ha sabido materializarlo, para conseguir un resultado, que bueno, no está mal, creo…


Para su realización he recurrido al cartón, un material que me atrae sobremanera y del que siempre estoy hablando aquí, así que no he dudado en echar mano de él, en la primera ocasión que se me ha presentado.


La idea que he querido transmitir es que un material humilde y barato como el cartón, usado con imaginación, se puede convertir en lo que cada uno quiera…, algo muy interesante en épocas de crisis.


Esta escenografía, ha sido elaborada en su totalidad con cajas procedentes de los almacenes de la empresa, el panel del fondo está construido con cajas para sombrero y el resto de los elementos como mesa, lámpara, árbol, frutero… con distintos tipos de cajas con las que se empaqueta y transporta la ropa.


El estilismo, ha corrido a cargo de los escaparatistas habituales de la empresa, que han sabido dar el glamour que corresponde a estas fiestas y que contrasta con la sobriedad de los materiales usados.


Ya no digo más, porque si tengo que explicarlo mucho, es que no he sabido hacer bien mi trabajo. Así que os dejo las fotos, a ver qué os parece.


Espero que tengáis buenas fiestas, que seáis un poco buenos pero sobre todo bastante traviesos, que si no, esto se pone muy trascendente… Yo, por si os aburrís… seguiré por aquí…

















diciembre 3rd, 2008

Un solar a ganar para los vecinos… en 5 días…


Es agradable ir comprobando como en menos de una semana se puede gestionar y llevar a cabo un proyecto de intervención urbana de cierta envergadura con empeño e inteligencia. Si me lo contaran, no se si me lo creería, pero el grupo que lo está llevando a cabo merece todo mi respeto y además yo misma estoy involucrada en el proyecto.


Como ya os conté ayer, estoy realizando un taller llamado Urbanaccion y para dar cobertura a este evento, La Casa Encendida en colaboración con el ayuntamiento, ha puesto a nuestra disposición, un impresionante solar de Lavapies, cerrado hasta ahora, para trabajar en él.


Nos han dado 5 días en los que queremos construir algo interesante para el barrio y los dos primeros los hemos usado para pensar lo que queríamos hacer. Para ello hemos preguntando a los vecinos qué necesitaban o qué les gustaría que pusiéramos en este espacio, además hemos planificando la estrategia de comunicación y devanado los sesos hechas muchas llamadas para tratar de conseguir que nos donen cosas, ya que nuestro presupuesto asciende a 2.000 euros y el espacio a intervenir es inmenso.


Lo interesante es lo que intentamos conseguir con este proyecto, donde abunda el ingenio y faltan los recursos monetarios. Pues ni más ni menos, que ganar este vacío urbano para el vecindario, de manera que una vez terminada la intervención, la obra permanezca en el tiempo, gestionada ya por los vecinos, que podrían seguir usándola permanente o semipermanentemente, hasta el momento en que decidan por fin construir en él solar, lo que podría tardar siglo.


Para esto, hemos pensado en intervenciones reversibles, en las que no haya que construir y por supuesto tampoco destruir y que llegado el momento se recoja, se limpie y todo quede como estaba.


En un barrio donde no hay espacios verdes… donde ni los niños ni los adultos pueden jugar por falta de parques y campos de juego… donde las diferentes culturas y religiones no se relacionan por la desconfianza que genera el desconocimiento del otro… y donde las plazas son duros enlosados de granito, sin verde que relaje la vista y el espíritu… nos ha parecido interesante crear un ágora, que sea confortable y acoja a todo el que quiera permanecer en él y donde se puedan desarrollar actividades lúdicas, culturales y educativas, que ayuden a la interacción y por tanto a la mejor comprensión de los vecinos con los que se comparte barrio, pero con los que generalmente no se convive.


Hasta este momento, el proyecto prevé: un huerto donde sembrar plantas comestibles de distintas gastronomías, una zona techada donde realizar trueques, tanto de objetos como de servicios y habilidades.


También habrá un escenario para representaciones teatrales o de cine, actuaciones musicales, conferencias… una galería de arte al aire libre y un campo multifuncional, donde jugar al futbol, al baloncesto, al criquet, al barminton, al padel… un circuito de gimnasia para ancianos y un parque de juegos para niños…


Todo esto construido por nosotros, un grupo de 10 alumnos de distintas nacionalidades, codo a codo con el colectivo Esterni, bajo la dirección y gestión de Michael y Pablo Saenz y con la ayuda externa de carpinteros, electricistas, urbanistas, agricultores y operarios varios… que colaborarán sin ánimo de lucro.


Si creéis que hacer todo esto es imposible, aún hay más, porque mi trabajo en este proyecto es conseguir que un artista urbano nos pinte un gigantesco muro que existe en el solar. Si soy capaz de encontrar gratis o casi, un andamio o grúa para subir, antes de la noche del miércoles, es decir, mañana, es posible que también se pudiera hacer… cruzo los dedos.


El viernes 5 será la inauguración y todo el mundo está invitado, por supuesto, si a alguien le apetece echar una mano, en lo que sea, será muy bienvenido, estaremos todos los día por allí desde la mañana a la noche, la dirección es Doctor Fourquet 22.


Las imágenes que os dejo son de trabajos realizados por Esterni seguro que después de verlas, entendéis por qué estoy tranquila con los resultados que se conseguirán. Este colectivo milanés, tiene muchísima experiencia en proyectos de intervención en espacio público, no demasiado llamativos ni lujosos, pero desde luego muy interactivos y por lo tanto efectivos.


Además existe el antecedente del taller de Urbanaccion del año pasado, donde se creó la Playa de Bola de Lavapiés, bajo la supervisión del colectivo berlinés Raumlabor, de los que por cierto debo hacer un post urgentemente.


Me voy a dormir, que mañana tengo que utilizar todo mi ingenio para conseguir andamio y artista… se admiten sugerencias…


El blog del evento.

























noviembre 29th, 2008

Murac, el museo inventado


No suelo hablar mucho de museos por aquí, mil sitios se hacen eco de todo lo que entre sus paredes acontece, así que no me parece demasiado interesante dar difusión a lo ya ampliamente referenciado.


Pero hoy quería dejar por aquí la historia de un museo sin paredes, sin sede física sin medidas de seguridad y sin obra, vamos, el tipo de museo que a mí me gusta, que está en la calle y su obra pertenece a todos.


Se llama MURAC y está virtualmente ubicado en Logroño, las siglas significan Museo Riojano de Arte Contemporáneo. Según nos cuentan ellos mismos “surge como respuesta a una necesidad: la ausencia de un centro de estas características en nuestro entorno, gracias al cual suplir tenuemente la carencia de referentes y actividades que hasta el momento había que buscar en otras ciudades.


Concebimos el museo como un productor de vida psíquica, energía transformada en acontecimientos urbanos, de modo que la obra no se halla en el museo, el museo está donde se encuentra la obra. Materializados ambos a través de dispositivos que le aportan un semblante, una voluntad de arte (ya sean sencillas etiquetas u otros eventos).


Con este proceder, com-pensamos la debilidad de nuestro contenedor con la pureza de nuestros principios, limitación física que invierte la tendencia escenográfica, publicitaria y turística de los museos actuales, su fetichismo visual y mercantil, por una propuesta estética al alcance de todos, dispuesta a crear un museo sin límites“.


Y todo esto, que suena tan bien, se ha materializado en acciones como Las paredes del Murac en la que se hizo una catalogación de todas las obras de interés que encontraron en las calles de Logroño, un año y medio después documentaron las consecuencias del paso del tiempo y el deterioro de muchas de las obras catalogadas por el museo.


De ellos fueron las plantillas de reconocimiento de paredes para la libre intervención pública, por parte del ayuntamiento durante la celebración de La ciudad inventada en Logroño. Dichas plantillas, daban un salvoconducto a cualquier vecino para que intervinieran en estas paredes del casco viejo.


Paradógicamente para un museo sin edificio, fue invitado por el Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja (COAR) para participar en la celebración del Día Mundial de la Arquitectura el pasado 6 de Octubre. De esta invitación surgieron por un lado una charla y un paseo con arquitectos, comentando los hitos de arte publico en la ciudad de Logroño.


Mas interesantes acciones están llevando a cabo, entre las que con orgullo destaco, un desayuno público que se inició en junio y que coincidió con el evento La Ciudad Inventada.


Uff, que se me olvidaba, ellos me han entrevistado así que si alguien quiere saber alguna cosilla más sobre mí, pues aquí os dejo el link.






mayo 13th, 2008

La arquitectura como regalo

Hoy me han hecho un regalo, de los que más me gustan, de esos que son desprendidos y que entrañan esfuerzo, que no se pagan con dinero y que requieren trabajo intelectual, vamos un regalazo del que no todo el mundo estaría dispuesto a desprenderse.

Se trata de un pedazo de artículo que el arquitecto Andrés Moya, autor del blog Bv Bitácora Virtual ha escrito para Flylosophy, otro espacio virtual que comparto con mi compañero y sin embargo amigo Ángel.

Bueno, pues el artículo viene adornado con el bonito título de: La arquitectura como regalo y no es pasión de madre, pero no tiene desperdicio, está contado desde un punto de vista tan cercano y personal que hace que según vas leyendo te impliques sin querer en las vivencias del autor.

En él, como os habréis imaginado, no se habla de esa arquitectura que depende de grandes presupuestos, que pretende convertirse en punto de peregrinación de turistas ávidos de una buena foto y que compite en magnificencia y lujerío con las piezas coleccionadas por el resto de ciudades con ese tipo de intereses.

Se habla de arquitectura que se sustenta en palabras tan frágiles y perecederas como: caducidad, gratuidad, temporalidad y todas las que que se relacionan con la cosa efímera.

Estas obras, tan meritorias y originales, que merecerían estar sujeta a una férrea legislación protectora, sin embargo se plantean como una donación desinteresada.

En el artículo se citan varios ejemplos. Por su espectacularidad no puedo dejar de mencionar el trabajo de Arne Quinze, para el Burning Man Festival del 2007, realizado en Death Valley.

La pieza arquitecto-escultórica, formada por 150 kg de listones de madera, se construyó durante 3 semanas y en las que trabajaron 25 personas hasta completar una estructura de 60m x 30m x 15m de alto, fue quemada en una gran hoguera de fin de fiesta que en el contexto del festival debió simbolizar algo así como un ritual de purificación, o no.

Mas allá de si la pieza es poco ecológica, si contaminó la atmósfera, si destruyó arboles o si fue patrocinada por una marca comercial, lo siento no se puede ser perfecto, el resultado me parece de una complejidad y calidad estética que se agradecería hubiera sido indultada, como el mejor ninot de las Fallas.

Otras piezas que se nombran en el artículo son las realizadas por la Escuela de Arquitectura de la PUCV que lleva más de 20 años realizando arquitectura efímera por América la cual desprendidamente dona a todo el que quiera hacerse cargo de ella, porque en este caso no se destruye, simplemente se abandona.

Al tipo de arquitectura que realizan la llaman Arquitectura de travesía increíble definición para referirse a un tipo de construcción que ni se encarga ni se vende, en la que no hay clientes.

“Los arquitectos y alumnos que las diseñan, son los que las construyen (y los que las financian). Su emplazamiento en lugares remotos conlleva a que tampoco hay muchas leyes o regulaciones urbanísticas a seguir en su diseño y construcción. Es decir involucran un alto grado de libertad.

Se trata de obras, que se construyen como acto concluyente de un viaje de estudio de profesores y alumnos (travesía). Suelen estar asentadas en lugares muy remotos, y definidas en el momento y lugar mismo del viaje”.

Como ejemplo, por su similitud con la obra de Arne el artículo nombra la pieza realizada por la escuela de arquitectura en Tehuaco, Chile, en 1986, además, en el archivo de la propia escuela, se pueden conocer el resto de sus trabajos.

Como aportación personal una obra reciente que “algo” tiene que ver con todo lo anterior, quizá no esté creada con un concepto tan romántico, pero en la que se puede ver un buen ejemplo de arquitectura efímera aplicada a los entornos urbanos.

Se llama Cityscape y el autor… pues también es Arné Quinze, que esta vez ha pensado en una intervención cuyo fin es llenar un solar a la espera de la construcción de, desgraciadamente, un centro comercial.

La obra tiene como fin ser cobijo para los transeuntes, y aunque está financiada por la promotora del centro comercial, la realidad es que es un magnífico ejemplo de cómo una construcción efímera puede tener un impacto positivo en un barrio, aunque este esté a la espera de un centro comercial.

Para terminar con este post no puedo evitar copiar íntegros los dos últimos párrafos del artículo de Andrés es que me siento incapaz de expresarlo mejor.


“Ciertamente hoy, mucho de la arquitectura más reconocida, y elaborada por arquitectos destacados, proyecta una imagen de tendencia internacional y fuertemente ligada a lo comercial. Una arquitectura mercantil. De producto de marca, que la hace ser costosa para la ciudad que la acoge. Se vuelve adorno y por tanto se cree que deben ser trascendentes e intocables. Arquitectura de lujo, tan exclusiva que las vuelve también poco sociales.

Pero existe también la arquitectura que es obra como la de Quinze y la propia Escuela de la PUCV. Una arquitectura casi antagónica a la tendencia de la mercantilización de hoy. Es una arquitectura, que apela a los actos espirituales, que rescatan o vuelve a aflorar ese vínculo social con los actos urbanos de encuentro y ocupación. Una arquitectura que da lugar a la celebración de fiestas y juegos. Y que contempla en su sentido mismo actos de entrega y compartir desde una gratuidad, como es el donar o el regalar. No son efímeras en el sentido de una anti arquitectura que desaparece y no trasciende. Puesto que su objetivo principal es constituir actos llenos de sentido. Son arquitecturas llenas de actos de libertad de toda atadura. Tanto materiales como temporales”.

Y digo yo… ¿que pasaría si en estos párrafos cambio la palabra “arquitectura” por “arte urbano”? ¿No conservarían todo el sentido?.

Hoy estoy contenta, he recibido un magnífico regalo y he aprendido lo que es “Arquitectura de travesía”, seguro que no se me olvida. Lo he leído en Flylosophy.

En la linea del anterior proyecto, aunque más modesto e independiente, gracias a Miguel, he conocido la intervención de mis admirados Ecosistema Urbano, llamada La Playa Bola.

Desde el pasado octubre, han ocupado un solar vacío de Embajadores con una estructura esférica realizada con tablas de madera, han completado el espacio con mesas y sillas y han creado un espacio de ocio vecinal, sin entrar en conflicto con nadie puesto que el terreno ha sido cedido por los dueños hasta su edificación.

Me avergüenza no haberlo sabido antes, ahora ya lo han desmontado a la espera de encontrar una nueva ubicación.

abril 17th, 2008

¡Atención!, los vagabundos existen. También en Canadá


Como este mes hemos publicado un extenso artículo en Flylosophy sobre culture jamming, he aprendido muchas cosas sobre cómo “corregir” códigos y signos. El tema es apasionante.


Entre las acciones de subvertising que más me han llamado la atención, están las que practica los Space Hijackers que se reconocen como un grupo de “anarquitectos”, que secuestran espacios públicos para poner en evidencia la jerarquía que imponen los arquitectos, los planificadores y los propietarios de los espacios públicos.


Otro día hablaré más sobre ellos, pues se merecen un post largo que hoy no tengo tiempo de hacer.


A través de su página he llegado a una acción de guerrilla artística, ¡ojo! en este momento hay que especificar cuidadosamente para no confundir con una acción de guerrilla publicitaria, que tan de moda se han puesto.


¿Por qué digo esto?, pues porque, aunque el autor, Mark Daye es un estudiante de diseño que ha realizado este proyecto para su tesis, no se trata de una campaña de publicidad encubierta, ni siquiera para una ONG.


Para su iniciativa Homeless Sings in Toronto ha colocado falsas señales de trafico, imitando las que existen en la ciudad de Toronto y las utiliza como soporte para lanzar mensajes que llaman la atención sobre la vida de los vagabundos en la ciudad.


El objetivo según su autor es captar el interés de los ciudadanos a través del diseño gráfico, y para ello lo que hace es deconstruir las señales viales y volverlas a codificar con mensajes subversivos que hablan del, tristemente ignorado, colectivo urbano que forman los sin techo.


Con este cambio de los mensajes en las señales, quiere informar “de manera oficial” a a la gente, que va con la guardia baja y que lee las señales con respeto, pues les asigna un valor de autoridad. Y si esa voz oficial habla de cuestiones humanitarias… pues entonces hay que hacerles caso.


Con todas las señales llenas de mensajes como: “Quiet, Homeless Sleeping” “Please keep our streets clean 818 people have to sleep on them.” “Approximalely 5052 homeless living in Toronto as of April 2006” “Please have change ready for homeless”, “Homeless has nothing to do withlack of shelter”, es difícil no tomar consciencia de una realidad por la que todos los días pasamos de puntillas para no ensuciarnos.




This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1