septiembre 13th, 2007

Bordados de moda en la tienda del Moma


Que los bordados y la artesanía están de moda es algo de lo que ya he hablado en anteriores post, pero al llegarme las novedades de la tienda del Moma (cuya selección de producto de alto diseño es de lo más interesante) me apetece enumerar varios buenos ejemplos de lo que se puede hacer tomando como punto de partida un bordado.

La pieza que más me gusta es Black Lace Bowl de la israelí Talila Abraham, una especie de bol frutero, inspirado en antiguos bordados de la Europa del Este pero, más difícil todavía, fabricado en resistente metal.


Segunda pieza interesante, vista en esta selección, es el expositor de pastelería
White Lace Cake Stand de Yvonne Lam y Gloria Law, que se han basado en los tapetes que usaban las abuelas para adornar las bandejas, pero que para que no haya que estar cambiándolos, van impreso directamente en el cristal de la bandeja.

Haciendo juego, el White Lace Dessert Plates, set de 4 platos de postre con el mismo motivo.


Una simplificación del motivo bordado, es lo que ha ideado Gabrielle Lewin para sus manteles individuales Flowers Placemats y posavasos Flowers Coasters fabricados en grueso fieltro rojo o negro y troquelado en motivos florales.


Y por último, aunque no es materia de este blog, pero que no puedo dejar de mencionar, está el Lost Wax Lace Pendant Necklace, un increíble colgante de Brigitte Adolph que reproduce hasta el mínimo detalle antiguas flores bordadas, aunque esta vez reproducidas en plata de 24 quilates.

Todas piezas bonitas, todas piezas carísimas. Una pena.

septiembre 4th, 2007

Cesta que parece hecha de ganchillo


Por fin me he comparado las cestas de Design House Stockholm, y las voy a utilizar para reciclar parte de mi basura, concretamente el vidrio y el papel.

El modelo se llama Carrie, la ha diseñado Marie-Louise Gustafsson y la podemos encontrar en versión cesta de la compra con asa, o para acoplarla en la parte delantera de una bici.

Y es que desde que vi por primera vez estas cestas de plástico troquelado con motivo que recuerda antiguas labores de ganchillo, primero en la web y luego físicamente en Víctimas de Celuloide, me parecieron tan divertidas y decorativas que se me ocurrió que sujetas a la pared, serían ideales para esta función. Además pensé, cuando estén llenas las puedo descolgar y con ellas transportar los residuos al contenedor directamente.


Aún o las he puesto y puede que no sean todo lo resistentes que yo pienso, pero me parecen tan bonitas que no he podido resistirme a ellas. Su precio es de 35 euros.

Y porque no tengo bicicleta, si no me compraba el modelo verde para transportar en ella la compra. ¿Se podrá acoplar a una moto?.

septiembre 3rd, 2007

Ahorrar agua gracias a un buen diseño


Cualquier diseño que contribuya al ahorra de agua tiene muchísimas posibilidades de que me guste aunque su apariencia estética no sea del todo perfecta, divertida o sofisticada.

Y eso le pasa a la pieza de Jessica Nebel que he visto en Yanko Design. Se llama Take-away sink y es un lavabo cuya pila se puede transportar donde queramos.

Y esto es posible porque el lavabo está formado por un tablero con un desagüe y una pila exenta, con un tapón, que cuando se quiere transportar sólo hay que levantar del soporte, teniendo cuidado, eso sí, que si está llena de agua, el tapón esté bien apretado.


El diseño es bastante funcional, por un lado ahorra espacio, pues funciona como pila y como cubo, con lo que no hace falta tener un recipiente almacenado. Por el otro cuando se emplea el agua y no queda muy sucia se puede aprovechar para otros usos sin perder una gota de agua.

Sí por ejemplo, nos lavamos las manos en el baño y hay que fregar luego los platos, pues cogemos la pila por los asas y la llevamos a la cocina, con lo que daremos doble uso a dicho agua.

Además, debajo del lavabo hay un cajón para guardar los objetos de tocador que además si se gira, funciona como taburete para que los más pequeños alcancen bien la pila.

Un diseño con una forma contemporánea simple y un fondo que facilita el ahorro de espacio y lo que es más importante, el ahorro de ese bien tan precioso que es el agua y que puede llegar a reutilizarse varias veces gracias a él.

agosto 14th, 2007

Café con leche muy fresca


¿Que cara se le quedaría a mis invitados si les sirvo el café en la taza de Anna Maschmann?

Pues seguro que de sorpresa porque nada en su apariencia externa indica que al levantar la taza para beber, se quedará al descubierto un blanco pezón.

Sí, la diseñadora ha querido transmitir de forma humorística la idea “taza para tomar café con leche”, dando al plato la forma de un pequeño surtidor, es decir un pezón.

Divertido, aunque hay que estar atento a depositar la taza bien colocada en el centro del pezón en cuestión, no vaya a ser que se nos caiga toda la leche encima.

No apto para tomar café expreso. Visto en Pan-Dan.

No es la primera vez que sale a relucir el tema pezón en este blog, anteriormente fue un tapón de fregadero y seguro que no será la última. Seguiré atenta por si resultara ser una tendencia en decoración.

agosto 10th, 2007

Ojalá los mercados estuvieran de moda


Me encantan los mercados de abastos, siempre que visito una ciudad nueva intento informarme de si existe alguno interesante para conocerlo. Su colorido, sus olores, los productos tan artísticamente colocados en las repisas y mostradores, el ambiente, los productos tradicionales junto a otros tan exóticos… todo me cautiva.


Casi todas las capitales que conozco pueden presumir de alguno interesante, tanto por su arquitectura como por su contenido y la mayoría se convierten en auténticos puntos de interés para el turismos, estoy pensando en uno que me encanta el Chelsea Market de New York.


España también tiene algunos muy interesantes, en Barcelona por ejemplo se pueden encontrar mercados tradicionales como la Boquería que ha conservado su apariencia tradicional y ha adaptado sus productos para satisfacer las demandas de los consumidores más exquisitos.


Además está el Mercado de Santa Caterina, que ha renovado su arquitectura, añadiendo una espectacular cubierta que le da una apariencia modernísima. Ha incluido también entre sus ofertas gastronómicas un bar-restaurante, que convierte la actividad de hacer la compra en una oferta de ocio de lo más interesante.

¿Por qué entonces en Madrid no tenemos ninguno reseñable y de los pocos que hay, algunos se están demoliendo o se piensan reacondicinar para otras actividades?, ¿quizás centros comerciales o culturales? En Madrid nos faltan mercados de abasto y nos sobran centros de otro tipo.


A mí me parece, que una propuesta que podían ofertar los ayuntamientos a estos “arquitectos estrella“, tan solicitados en proyectos públicos de gran repercusión mediática, sería la construcción de mercados centrales, que potencien la compra en el centro de las ciudades, y que de paso ayuden a la conservación del pequeño comercio tradicional, que no se si se habrán dado cuenta, está desapareciendo.

Me encantaría que se pusieran de moda, porque en parte todos nos movemos por lo que se lleva y para intentar convencer a los que deciden, les contaré que la prestigiosa empresa de moda Prada ha elegido un mercado español para celebrar uno de los más brillantes eventos de la temporada.


Como patrocinador de una de las embarcaciones que compitió en la Copa Louis Vuitton, organizaron una fiesta de inauguración del evento deportivo y eligieron el Mercado Central de Valencia como lugar especial para su evento.

El estudio de arquitectos OMA, al frente del cual se encuentra nada menos que Rem Koolhaas, fue el encargado de recrear, en este magnífico edificio modernista, el llamado “Alma Prada”.

La cena fue servida, cómo no, por El Bulli Catering, que utilizó muchos de los productos de la Comunitat Valenciana para la elaboración del menú.


Los productos de Prada, fueron expuestos en 33 puestos del mercado, donde esa noche el lujo se mostró colgado entre chorizos y piezas de fruta. Incluso el DJ que amenizó la velada encontró su lugar tras el mostrador de uno de estos puestos.

Así las celebridades de más relumbrón, tanto españolas como del panorama internacional, no tuvieron más remedio que acudir a un mercado (de comida, claro, no de ropa) lugar que seguramente desconocían o ya habían olvidado que existía.


Ya que Prada ha conseguido que un mercado español sea considerado el lugar más glamuroso del mundo, ¿por qué no aprovechar la tendencia, para, con un pequeño esfuerzo, devolver a algunos de nuestros mercados el esplendor que les corresponde?.

Si logran ponerlos de moda, yo prometo comprarme un carrito de la compra de lo más moderno y ponerme mis mejores galas, para acudir a ese templo de la modernidad.


Mercado madrileño de San Antón demolido, para construir un centro comercial de lujo, en julio de 2007.

This work is licensed under GPL - 2009 | Powered by Wordpress using the theme aav1